El comienzo de la alimentación sólida para el bebé

Comienzo de la alimentación sólida para el bebé

La ablactación pasa por la progresiva incorporación de alimentos sólidos a la dieta del bebé o, más bien, la introducción de nutrientes procedentes de fuentes más variadas que la leche materna. Los expertos determinan que lo más habitual es que esta fase de exploración de nuevos alimentos se produzca alrededor de los seis o siete meses, cuando el bebé empieza a estar preparado para gestionar dichos nutrientes. Es importante este periodo, ya que muchas de las filias, fobias, buenos y malos hábitos alimenticios que va a desarrollar tu hijo comienzan a construirse ahora.

 

Lo normal es que los primeros elementos distintos a la leche materna que se introducen en la alimentación diaria del bebe sean cereales, purés (zanahoria, calabacín, patata, guisantes…) y frutas en papilla. Es recomendable, en estos casos, que no se añada más azúcar o más sal que la propia de los alimentos. Carnes de ave o ternera, leche de vaca, trigo o huevo son alimentos que se deben introducir más tarde (a los 10 meses, más o menos) ya que son susceptibles de producir episodios de alergia en los primeros meses de vida del pequeño.

 

¿Cuándo está preparado?

 

Normalmente, cuando tienen seis meses ya deberían poder ir asumiendo nuevos alimentos en su dieta. Si ves en tu hijo señales como las siguientes, puede que ya esté preparado para probar nuevas cosas en su dieta:

 

-          Se muestra inquieto por las noches.

-          Tiene más apetito del habitual.

-          Siente curiosidad al ver a los adultos comer.

 

¿Cuál es el proceso?

 

Para todo aprendizaje (y, al fin y al cabo, esto también lo es) hace falta un proceso y una adaptación. Debes lograr que el bebé se habitúe a los nuevos alimentos y, para ello, es recomendable que cada nuevo sabor y textura que incorporas a su dieta llegue de uno en uno. Es decir, no abrumes a tu hijo con diferentes estímulos gustativos. Si, por ejemplo, vas a darle puré de zanahoria por vez primera, deja que se amolde y no introduzcas otro alimento diferente en dos o tres días.

 

¿Cómo le doy de comer al bebé?

 

Es importante que tu bebé coma los nuevos alimentos sentado en su silla y que te armes de paciencia. Es normal que al principio al bebé le cueste, por lo que tardará, se manchará (también a ti) y se desesperará, incluso. No pierdas la calma; es normal. A la hora de preparar los alimentos has de cuidar la higiene, lavarlos con mucho cuidado (así como tus manos) y hervirlos o cocerlos con poco agua, de manera que se mantengan la mayor parte de sus nutrientes. La temperatura a la que le des la comida al bebé debe ser templada.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>