Cómo comunicarte con tu bebé a través del tacto

como-comunicarte-con-tu-bebe-a-traves-del-tacto

Todas las mamás y papás quieren que su bebé crezca correctamente, con buena salud y también feliz. La mejor comunicación que puede haber entre ellos y bebé es el tacto y es algo muy importante porque se convierte en una gran estimulación para sus sentimientos y emociones.

El contacto piel a piel es muy necesario

Diversos estudios han demostrado que el contacto con la piel es muy necesario para su estimulación temprana. Además permite la creación de vínculos afectivos y contribuye al equilibrio emocional del bebé, por lo que no hay que dejar de lado la importancia del contacto, abrazándole, acariciándole, dándole masajes, cariño, etc.

El sentido del tacto con toda su piel se forma tras el segundo mes del embarazo, algo que se puede comprobar con acariciar o masajear el vientre de una embarazada con movimientos suaves, lo que hará que el feto se acerque, pero si estos movimientos son bruscos, el feto se encogerá, dejando patente que el propio bebé es el que busca el contacto.

Con el contacto de lo que se conoce como piel con piel, el bebé se tranquiliza y se queda muy a gusto, sobre todo con la madre, pero no solo eso sino que se consiguen otros beneficios de importancia, como por ejemplo el fortalecimiento de los sistemas nervioso central, circulatorio, muscular e inmunológico entre otros.

Al bebé le encanta que lo toquen y que le den mucho cariño. El fortalecimiento del vínculo afectivo no es algo solamente positivo para él sino también para la madre, pero también del padre, hermanos, abuelos, etc.

Diferentes formas de contacto con su piel

El contacto con la piel no solo se refiere a acariciarle sino que ese vínculo del que hablamos también se genera abrazándole, acunándole, jugando con él, besándole, etc. Solo hay que hacerlo suave y tranquilamente, no hacer movimientos bruscos ni asustarle, el bebé no tardará en demostrar que se siente a gusto y es algo que podremos ver en su cara, con una sonrisa, una mirada, la expresión de su cara, etc.

Los masajes les encantan y se tranquilizan mucho; en la espalda, piernas, brazos o incluso en los pies, algo que se puede hacer desde el tercer mes y que le resultará muy beneficioso. Pero no solo sirven para fortalecer ese vínculo, los masajes también son muy beneficiosos para los bebes que tenga cólicos o problemas de sueño.

Además, hoy en día existen cursos para que los padres puedan aprender cómo tocar cada parte del cuerpo de los bebés, por lo que también mejorará notablemente ese vínculo afectivo con su progenitor.

La mejor forma de hacerles los masajes es creando un ambiente muy tranquilo y cómodo, utilizando un buen aceite de almendras para poder pasar las manos suavemente sin producirle rozaduras. En cuestión de segundos comprobaremos que el bebé se tranquiliza, seguramente deje de llorar si lo está haciendo y le cambie la expresión.

Con este contacto, el pequeño también va desarrollando su sentido del tacto, pero no será solo por nuestra parte, también querrá tocarnos la cara, el pelo, las manos y experimentará poco a poco con todo lo que le rodea.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>