El verano se acerca y la playa y los espacios para tomar el sol pueden ser uno de tus objetivos. Ir con un bebé a estos lugares puede ser para ellos una experiencia muy divertida, pero hay que extremar las precauciones con nuestros pequeños. Una de ellas se debe centrar en tener un buen protector solar bebés, con lo que mantener su delicada piel protegida de la acción de los rayos solares.

El bebé siempre debe estar protegido al sol

Si a los adultos el sol puede afectarnos bastante, a un bebé, debido a sus características, el sol les puede afectar más. Por ello, además de una gorrita, ropa de algodón ligera y de color claro y unas gafas de sol (sí, también las hay para bebés) el protector solar es indispensable. En este artículo te vamos a hablar de ello y de lo que debes tener en cuenta para elegir un producto de calidad para protegerle.

Antes de comenzar, hay que tener presente que no se recomienda exponer a los menores de 3 años al sol. Además, la misma crema protectora que usamos para nosotros, por muy alto que sea su factor de protección, en ellos no hace el mismo efecto, hay que utilizar una crema específica para bebés.

Ver artículo relacionado:  Protege a tu bebé de los mosquitos

La piel de los bebés es más fina que la de los adultos, por tanto es más frágil y vulnerable. Debemos buscar una protección óptima contra las radiaciones del sol y que respete la delicadeza de la piel. Por tanto… ¿en qué debemos fijarnos a la hora de comprar un buen protector solar para nuestro bebé?

  • El protector solar bebé debe contar con índice SPF 50+ y UVA. Debe ser específico para bebés y contar con una acción protectora de la barrera cutánea. Con ello se preservarán las defensas naturales de la piel y cualquier daño celular que pueda aparecer por la exposición solar.
  • Este producto tiene que estar adaptado a aquellas actividades que se realicen con los niños. Es decir, la formulación debe ser resistente al agua y que facilite la transpiración. Además, se recomienda que el protector sea visible cuando se aplique, para no dejar zona de la piel del bebé sin cubrir. En este caso, hay que evitar aquellos que sean transparentes.
  • También debemos fijarnos en los productos que se puedan adaptar a la piel de los bebés. En caso de que su piel sea demasiado blanca o que reaccione muy fácilmente, hay que buscar un producto específico para pieles intolerantes.
Ver artículo relacionado:  El bebé y los olores

Para finalizar, os recordamos la importancia de mirar la composición del protector solar bebé. Hay que evitar aquellos que no sean hipoalergénicos, los que tengan parabenos y alcohol y por supuesto, aquellos que no hayan sido testados bajo control dermatológico.

Cómo elegir un protector solar para el bebé
5 (100%) 2 votes