Cómo estimular positivamente al bebé

estimular-positivamente-al-bebe

Cuando nace un bebé, poco a poco va descubriendo el mundo que le rodea y sus sentidos irán desarrollándose a la vez que va conociendo muchos de los aspectos que formarán parte de su día a día. Estimular al bebé es muy importante porque le ayudaremos a poner en marcha sus funciones y sus sentidos para conocer el mundo.

La importancia de la estimulación en el bebé

Hay que tener en cuenta que durante el primer año de vida, el bebé irá descubriendo el mundo mediante sus sentidos así como superando los pequeños retos a los que se enfrentará a diario, aunque su curva de aprendizaje sea bastante pronunciada, pero con una buena estimulación se le puede ayudar a que vaya más rápido y con más seguridad.

Como mamás y papás podemos ayudarle a estimularle gracias a la repetición sistemática de ejercicios o actividades. Esto hace que vayamos reforzando sus áreas neuronales.

Durante la estimulación se potencian aspectos de gran importancia en el crecimiento del bebé, como por ejemplo su desarrollo cognitivo, motriz, social y emocional del pequeño. Además también se podrá ampliar su desarrollo individual así como sus capacidades, ritmo y predisposición.

Es necesario recordar que cada niño es único y diferente, siendo algo que los padres deben tener presente, porque no todos responden igual. Por eso, lo que puede funcionar en unos bebés, en otros resulta más difícil, por ejemplo.

El bebé debe sentirse libre en todo momento cuando le estemos estimulando. Además no hay que llegar nunca a forzarle a hacer algo que no quiere o no sabe cómo hacer, es un bebé y debe ser libre, sobre todo porque no entiende de órdenes y se mueve según sus impulsos y curiosidad.

Cómo estimular a los bebés

Debemos encargarnos de que el pequeño se sienta motivado para poder mantener la mejor autoestima durante el proceso de aprendizaje.

Una buena estimulación comienza con actividades de contacto con el bebé, lo que reforzará aún más el vínculo afectivo entre el pequeño y sus progenitores. Se pueden realizar pequeños y suaves masajes, procurando crear estímulos sensoriales.

Tras ello se puede comenzar con alguna actividad de motricidad (gruesa y fina), de lenguaje y de concentración. El bebé debe tomarlo como un juego, por lo que si jugamos con él, no se cansará tan rápido.

Si en el juego interviene alguna clase de objeto, como un juguete, éste debe ser suave, blando, sin ninguna pieza que pueda soltarse, etc. Debe ser un juguete seguro en todos los aspectos.

Otro punto a tener en cuenta en la estimulación de los bebés es que cuando estemos jugando con él, cantemos, haya muchas sonrisas, gestos, miradas, caricias, complicidad, etc.

La estimulación del bebé es algo de gran importancia que no hay que dejar de tener presente, es muy beneficioso para él y reforzará los lazos familiares. ¿Lo has hecho con tu bebé?

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>