Como extraer y conservar la leche materna

leche materna

Aprender a extraer la leche materna y a conservarla correctamente es esencial si quieres que el bebé siga alimentándose con tu leche cuando te reincorpores al trabajo. Tu hijo puede seguir disfrutando de todos los beneficios de la leche materna aunque tengas que separarte de él algunas horas. La persona que se quede cuidando a tu hijo podrá dársela con el biberón.

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses. El lactante solo debería  recibir leche materna, sin ningún otro alimento ni bebida (ni siquiera agua). También es recomendable que la lactancia se haga a demanda, con la frecuencia que quiera el niño.

Cómo extraer correctamente la leche materna

El proceso de extracción es indoloro y más sencillo de lo que pudiera parecer. Pero requiere práctica y tener en cuenta algunos aspectos. Busca un entorno íntimo y un momento en el que no te vayan a interrumpir. Intenta sacarte la leche en las horas a las que amamantarías a tu hijo si estuvieras con él ya que su composición varía a lo largo del día.

No hace falta que te laves el pecho antes de la extracción, pero sí las manos. También debes limpiar el sacaleches y el biberón antes de usarlos la primera vez y después de cada toma.

La manera más fácil de extraer la leche es utilizando un sacaleches. Los sacaleches reproducen los ciclos de succión del bebé y pueden ser:

Manuales: De bocina y de palanca. Estos últimos son los más recomendables. Son ligeros y se limpian sin dificultad. Son más baratos que los eléctricos pero requieren un mayor esfuerzo. Son recomendados para mujeres que necesitan sacarse leche de manera ocasional.

Eléctricos: En su versión simple se aplican a un pecho cada vez mientras que los de extracción doble permite extraer leche de los dos pechos al mismo tiempo. Cuentan con un regulador con el que controlar la intensidad de la extracción.

Para estimular la subida de leche puedes aplicar unos paños calientes sobre la mama o darte un masaje hacia abajo y hacia fuera, en dirección a la areola.

Consejos de conservación de la leche materna

-          Congela la leche que no se vaya a usar antes de tres días lo antes posible. En la parte posterior de la nevera la leche puede aguantar de 3 a 8 días. En el congelador, puede utilizarse hasta 6 meses después.

-          Guarda la leche en pequeñas cantidades en recipientes etiquetados con la fecha de extracción. Los mejores envases para la congelación son los de cristal.

-          No descongeles la leche en el microondas. Es mejor sumergir el envase en otro con agua caliente.

La leche descongelada no se puede volver a congelar.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>