Cómo limpiar el culito del bebé

limpiar el culito del bebé

“Culito seco, bebé feliz” es una de esas frases, si se quiere un poco simples, pero que encierran una gran verdad. En la medida que mantengamos una correcta higiene de los genitales del bebé y que logremos que el culito no esté enrojecido, evitaremos infecciones y llantos motivo del escozor o la incomodidad.

 

Limpiar a un bebé es algo sencillo, pero es verdad que se nos pueden plantear dudas como si utilizar talco es recomendable o si debemos ponerle crema cada vez que le cambiemos el pañal. Antes de empezar, asegúrate de que has cogido todo lo que vayas a necesitar: toallitas húmedas o una esponja suave, la toalla, la crema protectora y el pañal limpio. Si mientras le estás cambiando necesitas ir a por algo, nunca debes dejar al niño solo.

 

Tanto si se trata de un niño como de una niña lo mejor es retirar la suciedad de la parte de delante a la parte de detrás, aclarando la esponja antes de pasarla de nuevo, para evitar infecciones. Si utilizas esponja es importante que seques bien las nalgas del bebé; la humedad favorece las irritaciones. Si le limpias con toallitas bastará con que dejes el culete al aire unos minutos. Hay muchos tipos de crema y no todas es recomendable utilizarlas con la misma frecuencia. Si tu bebé no tiene la piel irritada es posible que no necesite que le pongas pomada cada vez. Si por el contrario tiene la piel delicada, lo mejor es que consultes con tu pediatra para que te recomiende una específica.

 

Si en algún momento te quedas sin crema y tu bebé tiene el culete muy rojo puedes utilizar aceite de oliva. Lo que no te recomendamos es que utilices polvos de talco, porque resecan mucho la piel. Para colocar bien el pañal, ábrelo y, con las tiras adhesivas en la parte inferior, para poder pegarlas en la superior, deslízalo por debajo de su culete hasta la cintura. Es importante que se lo ajustes bien, aunque sin oprimirle, para que le mantenga la pinza del ombligo en su sitio. Éste es el método más sencillo y eficaz para prevenir hernias umbilicales y para evitar que el ombligo le quede por fuera y le roce con el borde del pañal. Deberás extremar las medidas de higiene cuando adviertas que a tu bebé le salen los primeros dientes. En esta época es normal que tenga más irritaciones.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>