Alimentar al bebé cuando lo pida es lo más recomendable, generalmente si lo hacemos así no tendremos problema porque sabremos a ciencia cierta que nuestro bebé está bien alimentado. Además, si queremos asegurarnos más, basta con observar si el pequeño gana peso y crece de forma adecuada.

No obstante, para determinar si tu bebé se va a quedar con hambre o no sólo hay que hacer caso a algunas señales que el propio niño/a nos envía. En general basta con que estemos atentas.

Las señales que el bebé te indica cuando tiene hambre

A continuación os listamos una serie de señales que el bebé nos puede enviar para decirnos que tiene hambre:

  • Llora: Uno de los motivos principales por los que el bebé puede llorar es que tiene hambre. Para asegurarnos de que llora por este motivo, lo mejor que podemos hacer es ofrecerle el pecho o el biberón, si no lo rechaza es que tenía hambre. Normalmente es su último recurso para que le prestes atención, antes de llorar ya te habrá mandado mensajes que quizá has pasado por alto.
  • Gestos: Antes de que llegue el llanto, es habitual que el bebé, si está casi dormido o recién despertado, haga muecas, abra la boca, mueva la cabeza de un lado a otro y se muestre nervioso… Esto puede ser un claro signo de que tiene hambre. Si no le atiendes, lo más probable es que al poco tiempo tengas a un bebé llorando y suplicando por comida.
  • Se lame los labios: Otra señal habitual es que el bebé se lama los labios y/o saque la lengua, haga chasquidos y pequeños ruiditos.
  • Se lleva las manos y los pies a la boca: Si hace esto lo más seguro es que tenga hambre y será el momento de ofrecerle comida.
Ver artículo relacionado:  Decoración para la habitación del bebé

Otras cosas a considerar

  • Si le alimentas con leche materna, debes saber que ésta se digiere mucho antes que las leches infantiles, por tanto, tu bebé demandará comida más veces que un bebé que se alimente de leches infantiles.
  • Si has dado el biberón o el pecho al niño tras el llanto, es posible que cuando creas que has acabado siga llorando. Si le has dado la cantidad habitual, o has estado dándole el pecho el tiempo de costumbre, es probable que no tenga hambre y que esté llorando por otro motivo. Por ejemplo, porque tenga sueño.
Ver artículo relacionado:  El dulce olor de los bebés

Seguro que si estás atenta a estas señales te das cuenta enseguida de si tu bebé tiene hambre o no. Poco a poco irás conociendo mejor a tu pequeño y con el tiempo sus señales serán más claras para ti.

Cómo saber si mi bebé se queda con hambre
3 (60%) 2 votes