La clave para saber conservar la leche materna es tener en cuenta que es un alimento vivo. Esto significa que posee células vivas que pueden destruirse si la conservación y manipulación no es correcta. Desde el momento en que extraigas leche del pecho, ésta empieza a degradarse, de manera que es necesario conservarla de la mejor manera posible. De todas formas debes recordar que, aun muriendo todas las células vivas, la leche materna seguiría siendo un buen alimento.

 

Conservación de la leche materna extraída

Información que debes tener en cuenta a la hora de conservar la leche recién extraída:

 

– Aguanta 4 horas a temperatura ambiente en verano y 6 horas en invierno.

– En la nevera aguanta de 5 a 8 días.

– En el congelador a -20 C, entre 9 y 12 meses.

 

Siempre que la leche fresca no se vaya a utilizar en las siguientes horas o al día siguiente, es mejor congelarla para que conserve mejor sus propiedades. La leche materna tiene que administrarse una vez descongelada. En la nevera aguantaría 24 horas. Y una vez descongelada y usada, la leche se debe desechar. Ten en cuenta también, que una vez calentada, no se puede volver a calentar y, si no se usa o se usa en parte, se debe desechar.

Ver artículo relacionado:  El baño del recién nacido

 

Para descongelar la leche materna existen diversos métodos, pero lo más interesante es buscar la manera que implique menos destrucción de células vivas.

 

 

– La leche se saca del congelador, se introduce el bote que la contiene en un recipiente con agua caliente y se deja descongelar. De esta manera, se eliminan menos células vivas y se dificulta que la lipasa presente en la leche (una enzima que divide los glóbulos de grasa de la leche materna con el fin que sea más digestiva) se active y dé un sabor y olor agrio a la leche.

 

– La leche también se puede descongelar en el microondas, pero hay que tener presente dos cuestiones: que la leche no llegue a hervir nunca (si la leche se calienta por encima de 100Cº, se destruyen todas las células vivas) y que una vez sacada del microondas, la leche calentada debe removerse a conciencia, ya que es sabido que el microondas calienta por zonas, de manera no uniforme. Por ello, antes de ingerir cualquier alimento calentado en el microondas hay que mezclarlo bien para evitar quemaduras en la boca.

Ver artículo relacionado:  La disnea en el bebé

 

Saber conservar la leche materna te permitirá alargar la lactancia una vez te incorpores al mundo laboral y, en cualquier caso, te ofrecerá flexibilidad en el caso de que tengas que separarte de tu bebé, por la razón que sea.

Conservación de la leche materna extraída
Puntua este artículo