Decoración para la habitación del bebé

decoración para la habitación del bebé

La decoración para la habitación del bebé es un factor mucho más importante de lo que, a priori, podríamos pensar. Hay que tener en cuenta que los estímulos visuales son muy importantes para el pequeño, especialmente durante los primeros meses de vida. Hoy queremos mostrarte algunos consejos para que la decoración del cuarto de tu hija o hijo se adapte a las necesidades de su pequeño-gran mundo.

 

Color y tonos

 

Es importante que combines los colores de las paredes y muebles de manera que puedas crear ‘zonas’ que se amolden a los diferentes usos que de ellas hace el bebé. En este sentido, puedes usar para los techos y paredes que queden frente a su camita o cuna colores más suaves, que inviten a la relajación y al descanso. Para las paredes y los muebles de sus zonas de juego y recreo puedes emplear combinaciones de colores más vivos (naranjas y violetas, por ejemplo) que estimulen su actividad y dinamismo.

 

Iluminación

 

Es importante que, durante el día, la habitación cuente con una fuente directa de luz natural suficiente. Para las horas más tenues del día has de emplazar una luz central artificial que ilumine la habitación de manera uniforme. Asimismo, es aconsejable que, a la hora de llevar a tu pequeña o pequeño al ‘reino de los sueños, instales una lamparita o foco de pared que emita una pequeña luz azulada o verde suave. Así, el bebé se relajará y se dispondrá mejor a dormir.

 

Mobiliario y complementos

 

En la medida de lo posible, es interesante que los muebles que coloques en la habitación tengan las esquinas redondeadas (no en ángulo) para evitar que el bebé se lastime si se golpea los piececitos o los brazos con ellas. Asimismo, no coloques lámparas o adornos relativamente contundentes en altura, ya que podrían engancharse y caer más fácilmente de lo que crees. Tampoco es una buena opción que uses lámparas o focos largos de pie, ya que el bebé siempre va a intentar agarrar, tocar o tirar todo lo que tenga a su alcance. Por esta misma razón, intenta usar tapones cubre enchufes o instalar enchufes de seguridad que los hagan infranqueables para tus hijos.

 

Ten en cuenta, además, que especialmente en las primeras semanas y meses, los bebés son más propensos a los procesos alérgicos. Es por eso que debes asegurarte de que, al menos al principio, elementos como moquetas y alfombras (verdaderos ‘imanes’ para el polvo y los ácaros) quedan desterrados de la decoración para la habitación del bebé.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>