Hay muchas cosas que te llamarán la atención durante los primeros días de vida de tu bebé, pero que no deberán alarmarte. Una de ellas es el flujo o sangrado vaginal en el caso de las niñas.

En las niñas es frecuente hallar unos labios mayores abultados. En los pliegues entre los labios mayores y menores aparecen unos restos blanquecinos (restos del vernix caseoso, sustancia untuosa blanquecina que recubre la piel del bebe en el momento de nacer). Esta sustancia está muy adherida y a veces requiere de sucesivos lavados suaves para desaparecer.

Ver artículo relacionado:  La ictericia neonatal

En ocasiones puede apreciarse la salida por el orifico vaginal de una secreción mucosa, consecuencia, como en el caso de las mamas, de la influencia de las hormonas maternas.  A veces, tras unos días, puede incluso producirse un pequeño sangrado por la vagina (una pequeña menstruación) que debe considerarse normal.

En el caso de los varones, es normal que exista fimosis. La fimosis es una situación normal a esta edad que no requiere ninguna intervención, siendo desaconsejable la realización de retracciones forzadas de la piel.

Ver artículo relacionado:  Los cuidados del recién nacido

 

El sangrado vaginal en el caso de las niñas
Puntua este artículo