La criptorquidia en el bebé

criptorquidia en el bebé

La criptorquidia afecta a, aproximadamente, 5 de cada 100 recién nacidos. Estamos, como vemos, ante un fenómeno no frecuente pero que sucede más de lo que pensamos. Se produce cuando uno o ambos testículos no descienden, o lo hacen de manera incompleta, desde el canal inguinal a la bolsa escrotal.

Este trastorno en el desarrollo debe resolverse en cuanto se detecta, ya que la función de la bolsa escrotal resulta esencial a la hora de mantener los testículos del bebé a la temperatura correcta. La gran mayoría de los casos se tratan (quirúrgicamente o con terapia hormonal) en el periodo comprendido entre los 12 y los 18 meses.

Tipos de criptorquidia

Más que de una anomalía única, desde la Asociación Española de Pediatría se distinguen varias entidades:

-          Testículos no descendidos congénitos: los que están fuera de la bolsa escrotal desde el nacimiento.

-          Testículos realmente ausentes: Cuando no es posible encontrar la gónada tras el tratamiento y/o la cirugía.

-          Testículo ectópico: El que se encuentra fuera de la trayectoria natural del descenso.

-          Testículos no descendidos adquiridos: Aquellos que descienden de manera normal durante el primer año de vida del pequeño, pero que luego ascienden nuevamente.

Los testículos no descendidos son más habituales en los casos de bebés prematuros, aunque también pueden darse casos de criptorquidia en embarazos llegados a término.

En este caso, no existe una sintomatología más allá que la observación de los genitales del bebé. No suele cursar con malestar o molestias en la mayoría de los casos. En la gran mayoría de los casos, pese a hacerlo más tarde, el testículo termina descendiendo a su posición normal dentro de la bolsa escrotal sin que medie ninguna clase de tratamiento.

En los casos en que este descenso no se produce es necesario acudir al especialista. Los tratamientos más habituales suelen ser las inyecciones hormonales para reconducir el/los testículo/s a su posición natural o, asimismo, la cirugía. Éste último es el método más utilizado para tratar la criptorquidia en el bebé.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>