Las defecaciones del recién nacido. El estreñimiento

bebé

El estreñimiento no es frecuente en lactantes alimentados solo con leche materna. Ésta es de fácil digestión y favorece antes la maduración intestinal y el crecimiento de bacterias intestinales beneficiosas. En el intestino grueso de los lactantes estas bacterias aseguran la retención de agua, de modo que sus deposiciones se ablandan, facilitando así los movimientos intestinales.
La composición de la leche de la madre varía a medida que crece su hijo, con lo que sus necesidades quedan cubiertas en todo momento.
Los niños alimentados con biberón sufren estreñimiento con más frecuencia debido a una mayor dificultad para digerir las leches adaptadas. Los bebés alimentados únicamente con biberón tienen normalmente menos movimiento intestinal que los criados a base de leche materna. Sus deposiciones son más espesas y presentan un color verdoso diferente.
El recién nacido (0 – 3 meses de edad)
La frecuencia normal del recién nacido oscila de una a varias veces al día. Hasta los dos o tres meses de edad, el lactante suele tener frecuentes deposiciones, que presentan un color típicamente amarillo, siendo habitual que tengan lugar después de cada toma.
El niño entre 4 y 6 meses
Cuando el niño comienza a tomar alimentos de transición o sólidos, la frecuencia de las deposiciones, su aspecto y su consistencia dependerán del tipo de alimentación recibida. Las deposiciones irán tomando el aspecto normal en cuanto a consistencia y olor. La frecuencia de sus deposiciones varía, oscilando entre una y varias veces al día, incluso una vez cada dos días. Mientras el niño presente deposiciones blandas y sin tener molestias, aunque pasen un par de días sin defecar no debería considerarse como estreñido.
Cuando el niño se estriñe por primera vez puede iniciarse un círculo vicioso. Las heces acumuladas en el intestino son más duras, lo que le provocará dolor y molestias. Alrededor del ano pueden aparecer grietas que al sangrar, incrementarán el dolor. Para evitar el dolor, el niño empezará a retener inconscientemente sus deposiciones.

¿Qué puedes hacer para aliviar el estreñimiento de tu hijo?

- Masaje del abdomen del niño: empezar el masaje suave en el ombligo y continuar en círculos hacia afuera, en el sentido de las agujas del reloj. Un poco de aceite corporal o crema en los dedos facilita esta tarea. Continuar el masaje únicamente si el niño disfruta y se encuentra cómodo y relajado.
- Acostado sobre su espalda, sujetar las piernas y girarlas suavemente con un movimiento circular y rápido. Así se estimula el movimiento de los músculos del abdomen y, de paso, se ejerce una ligera presión sobre los intestinos para inducir su movimiento.
- Con un baño templado el bebé se relajará y sus deposiciones pasarán con mayor facilidad. Es frecuente cuando están estreñidos que les resulte más fácil hacer caca en la bañera.
A la hora de lavar al bebé, puedes aplicarle un poco de vaselina alrededor del ano, pero no introduzcas termómetros u otros objetos en el ano para estimular el movimiento de los intestinos, puesto que puede hacerle daño.
- Si el bebé se alimenta de leches adaptadas, es importante leer detenidamente las instrucciones y las dosis especificadas en el envase. Las instrucciones deben seguirse cuidadosamente, ya que una dosis excesiva puede provocarle estreñimiento y otros problemas de salud. En ocasiones, el estreñimiento se soluciona diluyendo un poco la leche con agua.
- En el mercado existen diversas marcas de leches adaptadas, cuya calidad apenas difiere. Es importante utilizar siempre la misma marca. Como líquidos suplementarios, el niño también puede beber agua hervida en un biberón.
- Cuando el niño alcanza los cuatro o seis meses de edad, su dieta puede aumentar con más purés de verduras y frutas. Éstos son ricos en fibras que ayudarán a prevenir el estreñimiento.
- Como alimentos laxantes tenemos la naranja, lechuga, espinacas, lentejas, avena y cereales con fibra, así como tomar una buena cantidad de agua.
- Entre los que estriñen, el plátano, manzana sin piel, patata, zanahoria y arroz, principalmente. Estos alimentos se muestran como una guía, pues cada niño reacciona de forma diferente a cada alimento.
Si las recomendaciones y sugerencias anteriores no son suficientes, hay que consultar al médico para el tratamiento del estreñimiento hasta que el niño evacue espontáneamente, con una frecuencia y consistencia adecuadas, y sin tener demasiado dolor.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>