¿Es bueno que los bebés vayan a la guardería? ¿O es mejor que se queden en casa al cuidado de los abuelos o la niñera? ¿A qué edad debería apuntarle a la escuela infantil? Sobre la necesidad de estos centros en los primeros años de vida de los pequeños hay opiniones diversas. Vamos a intentar aclarar tus dudas en este post para que puedas tomar tu propia decisión.

Muchas veces damos por sentado que en la guardería los niños se inmunizan, aprenden a socializar con otros niños de su edad, aprende a compartir, adquiere nuevos conocimientos… ¿Significa eso que si mi hijo no va a la guardería va a perderse todo eso? No, en absoluto. Aunque no vaya a una escuela infantil, no va a coger todas las enfermedades de golpe, aprenderá relacionarse con otros niños y puede aprender muchas cosas en casa, contigo.

Ver artículo relacionado:  Los eructos en el recién nacido

Sin embargo, ir a la guardería sí que supone una serie de beneficios que no podemos obviar.

Beneficios de ir a la guardería:

–          Anima a los niños a seguir una rutina.

–          Tu hijo jugará con otros pequeños de su misma edad.

–          La guardería ofrece un espacio de juego y aprendizaje seguro bajo la atención de un cuidador especializado.

–          Tu bebé estará en un entorno estimulante que le ayudará a desarrollar sus habilidades.

–          Facilita a los niños la posterior adaptación al colegio.

–          Supone un descanso físico y mental para sus padres, sobre todo si no cuentan con apoyo familiar o tienen que trabajar al mismo tiempo que cuidan del bebé.

Ver artículo relacionado:  3 métodos para dormir al bebé

Por otro lado, hay que tener en cuenta la edad del pequeño a la hora de tomar la decisión de llevarlo o no a la guardería. Los pediatras y especialistas en desarrollo infantil aconsejan esperar hasta los 2 años, cuando el niño ya tiene cierta autonomía y no necesita tanto contacto con la madre.

¿Llevo a mi hijo a la guardería o no?
Puntua este artículo