No cabe duda de que la televisión es un medio de comunicación e incluso aprendizaje de primer orden. Sin embargo, los estímulos que ejerce sobre un bebé o niño pequeño pueden ser nocivos si se llevan a cabo de manera temprana y, asimismo, si se deja sin supervisión.

Desde la American Academy of Pediatrics se estima que, aproximadamente, cuatro de cada diez niños ven la tele antes de haber cumplido los tres meses de edad. Esta entidad calculó que siete de cada diez papás y mamás norteamericanos dejan ver a los bebés y niños pequeños la tele sin ninguna clase de supervisión.

Hay que tener en cuenta que el cerebro de una niña o niño pequeño se desarrolla sobremanera durante los primeros 36 meses de vida. En esta fase es esencial que las actividades de ocio del pequeño o la pequeña se dirijan a desarrollar su cognición, actividades psicomotoras y desarrollo de la comprensión y expresión oral básica. En vista de que la televisión es una actividad esencialmente pasiva, el desarrollo de estas habilidades mencionadas anteriormente se reduce en la medida en que aumentan las horas frente a la pantalla.

Ver artículo relacionado:  El pescado en la dieta de los bebés

Asimismo, una sobreexposición a la TV crea hábitos sedentarios y, además, impide la interacción con el resto de familiares. De acuerdo con los estudios realizados hasta la fecha, los niños en España ven la friolera de 154 minutos diarios de TV. Los expertos recomiendan que la exposición a la TV de los bebés se reduzca a la mínima expresión y que, en el entorno de los tres años, estos estímulos y otros de carácter audiovisual-pasivo como pueden ser videojuegos o dispositivos informáticos no supere jamás las dos horas diarias (en conjunto).

Ver artículo relacionado:  Los nombres de niño más populares en 2018

En cuanto a la posición y distancia adecuada para que los niños vean la televisión, los expertos recomiendan una distancia de entre 2,5 y 2,8 metros. Asimismo, también se aconseja que, el tiempo que los pequeños estén viendo la televisión, la iluminación en la estancia sea suficiente y que, asimismo, nunca lo hagan solos, sino con la supervisión de un familiar adulto.

Los bebés ante la televisión
Puntua este artículo