Los colores en las emociones de los bebés

los-colores-emociones-bebes

Al igual que sucede con los adultos, los colores tienen mucho que ver con las emociones de los bebés. Pueden llegar a influir en sus emociones dado que son los mayores receptores de los estímulos que provocan.

Qué provoca cada color en los bebés

Comenzamos por el blanco, el color de la pureza y de la inocencia. Este color produce una gran sensación de vacío. Es ideal para acompañar con muchos otros colores pero no es recomendable en espacios grandes o todo del mismo color.

El negro tiene la capacidad de influir negativamente en el sistema nervioso de los niños. Además les transmite una sensación de miedo y oscuridad, algo que no gusta a los más pequeños.

El color amarillo estimula la actividad mental de los niños aunque en el caso de los bebés debe optarse por un amarillo rebajado, de estilos pastel o una mezcla de amarillo con blanco para que quede un color más claro, un color que no les resulta molesto, sino todo lo contrario.

El azul es uno de los colores preferidos para las habitaciones tanto de niños como de niñas. Es un color que les proporciona paz e incita al descanso. Por su parte, el color rosa es un color que relaja y que invita al descanso y a la tranquilidad. Al igual que el azul, es un color tanto para niños como para niñas gracias a los beneficios que aporta.

El rosa es el color de la ilusión y los cuentos de los niños, por lo que es importante en libros de fantasía y en juguetes. Por el contrario, debido a las influencias sociales, el color rosa es un color asociado a la feminidad por lo que es importante que no se cree prejuicios sobre los colores.

En el caso del color verde, hay que decir que produce armonía y tiene la capacidad de relajar el sistema nervioso, siendo ideal para una habitación, especialmente si es un verde pastel.

Para la estimulación del sistema nervioso y la parte superior del cerebro, el color violeta es una alternativa ideal, especial si se rebaja con blanco y pierde un poco de intensidad. En los niños estimula la creatividad, habilidad artística y la estética.

Finalizamos con dos de los colores más fuertes, el rojo y el naranja. El primero es sinónimo de energía y vitalidad. No es el mejor para la habitación de un bebé porque es muy llamativo visualmente pero sí puede haber elementos de este color en su habitación. Juguetes, una alfombra, un muñeco pequeño, etc.

El naranja aporta energía y es un color alegre. Rebajado con color blanco se consigue un color muy cálido y que permite la relajación, por lo que tranquilamente podría pintarse la habitación del bebé de este color.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>