Unos niños vienen al mundo con una abundante mata de pelo, mientras que otros lucen una ligera pelusilla y otros son casi calvos. Esta cuestión no tiene importancia porque, si no existe una afección que lo impida, el cabello irá creciendo poco a poco. En cualquier caso, es fundamental cuidar el pelo del bebé desde el primer momento para facilitar su fortalecimiento. En las primeras semanas de vida, puede surgir la llamada costra láctea. Se trata de una dermatitis seborreica que provoca la aparición de unas escamas grandes y de color amarillento en el cuero cabelludo del niño.

Para eliminarlas, suele bastar con dar pequeños masaje al bebé con aceite de almendras o de oliva. De este modo, las escamas se desprenderán de manera más sencilla. Si, por el contrario, se extienden a la frente y las cejas, es recomendable consultar con el pediatra para que prescriba un producto especialmente indicado para tratar la costra láctea.

Un aspecto esencial a tener en cuenta para tratar el cabello del bebé es el champú. Existe una gama muy amplia en el mercado entre la que escoger el más adecuado. En líneas generales, lo básico es que tenga un pH neutro. Tiene que ser suave, ya que es aconsejable lavar la cabecita del niño cada día. Así, es más fácil evitar que el sudor y los restos de suciedad causen una irritación en su delicada piel. Respecto a la fragancia, es preferible que sea fresca en lugar de intensa.

Ver artículo relacionado:  Disfrutar del cuidado del bebé

Desenredar el cabello del niño

El peinado del pelo del bebé es una tarea que no debe descuidarse. No se trata solo de un tema estético, sino que es vital para asegurar la buena salud del cuero cabelludo. Para realizarlo correctamente, lo mejor es recurrir a un cepillo que tenga las cerdas muy suaves con el fin de que labor de desenreda el cabello no le provoque dolor. También puede utilizarse con las púas anchas y con las puntas redondeadas. Como es lógico, estos útiles quedan restringidos para uso del bebé. Así, se evitará el contagio, por ejemplo, de piojos, que pueden padecer otros miembros de la familia.

Ver artículo relacionado:  Cremas para el culito del bebé

En cuanto al secado, es necesario extraer el máximo de humedad posible con una toalla. Y es que el pelo mojado es más susceptible de generar el crecimiento de hongos en el cuero cabelludo. A medida que el niño crece, pueden incorporarse más productos para el cuidado del cabello, como los acondicionadores. El único requisito es que estén especialmente formulados para cada franja de edad.

Consejos para cuidar el pelo del bebé
Puntua este artículo