Los bebés tienen una piel bastante delicada, por eso hay que tener un gran cuidado piel frío, especialmente durante sus primeros meses de vida y sobre todo durante la temporada de invierno, lo que puede provocar efectos negativos.

Su piel, igual que la de los adultos, tiene como misión principal proteger el resto del cuerpo, funcionando como una barrera natural, la cual debe ser cuidada, en este caso debemos cuidársela las mamás y los papás. Hay que protegerles de los agentes del medio exterior para que pueda seguir teniendo una piel en óptimas condiciones

El cuidado piel frio de los bebés debe ser máximo porque aunque tiene la misma estructura que la de los adultos, el frío y cualquier otro agente les afecta mucho más que a nosotros. Por ello hay que cuidarla al máximo al menos hasta que tengan dos o tres años de edad, momento en el que su piel adquiere una correcta funcionalidad.

Se debe tener en cuenta que la piel de un bebé puede llegar a ser hasta un 60% más delgada que la piel de un adulto. Además tiene poca grasa subcutánea, lo que hace que el cuidado deba ser continuo, tanto en verano como en invierno.

Ver artículo relacionado:  Masajes para combatir el estreñimiento de los bebés

¿Cómo podemos cuidar la piel del bebé en invierno?

La piel del bebé debe estar lo más hidratada posible. Con el viento del invierno, menos húmedo, la piel del bebé se reseca más. Esto puede producir sequedad, irritación y en los peores casos, descamación. Lo más recomendable es utilizar cremas hidratantes para bebé.

La ropa también debe ser tenida en cuenta dado que es el principal protector que los bebés tienen contra el frío. Hay que vestir al bebé con varias capas, una primera con ropa que sea de tejido sintético, evitando el algodón, porque si el bebé suda, la camiseta se moja, tarda en secar y se enfría, pudiendo provocar resfriados. La siguiente capa debe ser de una prenda de un tejido como lana y la última un abrigo que transpire.

En invierno también puede haber sol, algo que no es patrimonio únicamente del verano y en invierno los rayos solares también pueden ser muy dañinos, especialmente para una piel como la de los bebés. Se debe usar un protector solar adecuado para pieles infantiles.

Ver artículo relacionado:  Disfrutar del cuidado del bebé

Se recomienda evitar el viento directo del invierno a la hora de dar un paseo. No hay que olvidarse de ponerle, además de ropa de abrigo, un gorro, guantes y una bufanda.

Para finalizar, es recomendable regular la calefacción del hogar  para evitar la sequedad en la piel del pequeño. La temperatura recomendada para una vivienda es de entre 20 y 22 grados y si puede ser, regular la humedad del ambiente.

Cuidados de la piel del bebé contra el frío
Puntua este artículo