El estrés en el bebé

el estrés en el bebé

En una sociedad como la actual es habitual hablar del estrés en los adultos. En efecto, el trabajo, los horarios, ir de un sitio a otro a la carrera pueden hacer que nuestros nervios digan ‘basta’. Sin embargo, ¿sabías que los bebés también pueden sufrir episodios de estrés?

Pues sí. El estrés del recién nacido es algo más común de lo que piensas. Tiene diversas causas y, asimismo, maneras de combatirlo y detectarlo. Hoy te las mostramos.

El estrés en el bebé

Uno de los problemas fundamentales de los episodios de estrés en el bebé tienen que ver con la (lógica) incapacidad del pequeño/a para verbalizar lo que le está pasando. En este sentido, hay una serie de señales de estrés en el bebé a las que debes prestar atención:

-          Dificultades para dormir.

-          Problemas estomacales.

-          Apatía.

-          Irritabilidad.

-          Llanto muy intenso.

Obviamente, estos síntomas coinciden con otras dolencias o problemas de la pequeña o el pequeño. Por eso has de estar pendiente de circunstancias o cambios que se hayan podido producir en vuestro entorno y que puedan estar afectándole.

Causas del estrés del recién nacido

Hay diferentes causas del estrés en el bebé. Algunas de las más comunes son las siguientes:

-          Sobre-estimulación: Ruidos, voces altas o desconocidas, pasar de brazo en brazo de visitas, luces… la presencia excesiva de estímulos en torno al bebé puede generarle inquietud y ansiedad.

-          Estrés en los papás: Incluso cuando son muy pequeñitos, los bebés perciben cuando sus papás están nerviosos, enfadados, irritados o temerosos. Esta situación anímica se traslada a ellos muy fácilmente.

-          Falta de sueño: Tener sueño por dormir menos horas de las necesarias es una de las causas más habituales de estrés en los bebés.

-          Horarios: Los niños pequeños y bebés necesitan tener unos horarios fijos que hagan más ‘abarcable’ su día a día (tomas, baño, cuento, sueño…). La ausencia de rutinas genera inestabilidad en el bebé, que se estresa cuando esos pequeños hábitos diarios se alteran.

-          Dedicar poco tiempo al bebé: El bebé es muy sensible a la cantidad y calidad del tiempo que papá y mamá pasan con él. Si ese tiempo se reduce, el bebé puede estresarse en gran medida.

Si quieres evitar el estrés en el recién nacido, es necesario que intensifiques el contacto físico con él/ella. Que te sienta cerca. Háblale, abrázale y crea en la casa un entorno silencioso, tranquilo y que él perciba como seguro. En la medida de lo posible, especialmente en las primeras semanas, evita que se acumulen las visitas de parientes/amigos a casa.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>