El sueño del bebé (y los papás)

el sueño del bebé (y los papás)

Uno de los temas que más dudas suscita a los papás en los primeros meses de vida de sus pequeños es el sueño del bebé.  Desde cuánto, cómo y dónde debe dormir hasta la forma en la que se pone a nuestra hija o hijo en ‘brazos de Morfeo’ de manera más sencilla, esta cuestión siempre es un clásico de los padres primerizos.

 

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que el sueño de tu bebé depende directamente de las veces que se interrumpa por sus necesidades de alimentación. Esto hace que, directamente, tu sueño también dependa de sus tomas. Hasta el primer o segundo mes de vida del pequeño o la pequeña la diferencia entre día y noche es difusa, por lo que su regularidad y ritmos de sueño no se estandarizan.

 

Los expertos determinan que los recién nacidos duermen más de quince horas al día, pero no suele ser hasta el medio año o el año de edad cuando consiguen tener periodos de sueño continuados durante más de cuatro o cinco horas. Las necesidades de los niños y niñas en cuanto al sueño se van atenuando progresivamente, pero hasta los 5 años de edad no es aconsejable que duerman menos de 11 o 12 horas.

 

Especialistas de la Unidad del Sueño del Hospital Quirón (http://www.upiqweb.es/) han calculado que las mamás y los papás pierden entre 400 y 700 horas de sueño durante el primer año de vida del bebé.

 

Consejos para favorecer el sueño del bebé

 

Nadie te libra de que tu hija o hijo, especialmente en sus primeros meses de vida, se despierte cada dos o tres horas. Sin embargo, puedes seguir una serie de consejos para que su descanso en sus periodos de sueño sea óptimo. Para empezar (y esto es un consejo para ti), trata de adecuar sus tiempos de descanso a los tuyos ya que, como te hemos dicho, se acabó dormir del tirón por la noche durante una buena temporada.

 

Los pediatras señalan que la leche materna es rica en melatonina, que induce al sueño de la pequeña o el pequeño y les va dando ‘información’ acerca de los periodos de día y noche. Para favorecer el sueño del bebé es necesario que crees rutinas constantes (comida, baño, cuento, por ejemplo…) que se repitan constantemente y le hagan adquirir un patrón mental. Es decir, que tu bebé sepa que se acerca la hora de dormir y se vaya predisponiendo a ello.

 

En este sentido, que las horas de acostarse, levantarse y sestear sean las mismas (incluso en periodos especiales como las vacaciones) es esencial en la adquisición de ese patrón. Al principio resultará complicado, pero luego verás cómo esto ayuda que tu hija o hijo se duerman mejor.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>