Los bebés de entre 1 y seis meses también tienen que jugar. Tal vez, en esta etapa, su coordinación, autonomía y libertad de movimientos no estén plenamente desarrolladas, pero sí que existen ciertos juguetes que les ayudan a entretenerse, desarrollar sus extremidades y, además, mejoran su capacidad para relacionarse con el entorno que les rodea. Te proponemos algunas ideas para que elijas juguetes de aprendizaje temprano para el bebé, plenamente amoldados a sus necesidades.

Desarrollo psicomotriz

Durante los primeros meses de vida del bebé, especialmente en sus primeros 30 días entre nosotros, el pequeño puede ver objetos a una distancia relativamente corta (unos 25-30 centímetros durante su primer mesecito de vida) y sin apreciar los detalles más concretos.

Por eso, en las primeras fases de su desarrollo visual y cognoscitivo, los juguetes más recomendables son los móviles que se puedan colgar a su cunita, o también las alfombras de juego, con colores vivos (recuerda que su vista aún no percibe plenamente los detalles) y accesorios colgados que le permitan agarrar, tirar, coger, soltar y, en definitiva, estudiar el espacio y familiarizarse con la distancia y con aquello que se encuentra más allá de sus dedos.

Ver artículo relacionado:  La delicada piel de los recién nacidos

Un consejo:

Los pacificadores  y proyectores de imágenes relajantes con música pueden ayudarte a que tu bebé se duerma y que, además, lo haga de manera cada vez más ‘autónoma’. Además, la música es uno de los medios de estimulación intelectual temprana más eficaces.

Estimulación visual y auditiva

Los libros de espuma, elaborados con imágenes en colores por contraste, permiten al pequeño o la pequeña desarrollar su vista y seguir líneas de trazo grueso y colores vivos con sus ojitos. Una vez que supere los 8 o 9 meses, tu bebé seguramente ya pueda mantenerse sentado, más o menos erguido. Por eso, para esta fase te recomendamos disponer de tableros, xilófonos y teclados sencillos con sonido, que permitan a tu hija o hijo experimentar con diferentes músicas y, a la vez, le ayuden a familiarizarse con colores y formas diferentes, mientras mejoran su coordinación.

Un consejo:

Los clásicos teclados de ruidos de animales ayudan al bebé a hacerse con el principio de que, tras una acción, generalmente viene una reacción, en este caso en forma de música o audio.

Ver artículo relacionado:  Trucos para calmar y dormir al bebé

Otras propuestas

Especialmente a partir de los 5-6 meses, las pelotas de espuma o los peluches son también muy recomendables. No sólo permiten al pequeño ejercitarse, tirar, agarrar y recoger sino que, por el simple hecho de poder apretarlos y tenerlos entre manos, le harán más fácil tranquilizarse y relajarse ante situaciones que le resultan potencialmente estresantes.

Juguetes de aprendizaje temprano
4.7 (93.33%) 3 votes