Como tratar la conjuntivitis en el bebé

conjuntivitis

Es habitual que en sus primeros años, los bebés padezcan de conjuntivitis en alguna ocasión. Tanto en adultos como en niños estamos ante una de las afecciones oculares más habituales y, asimismo, una de las más sencillas de tratar.

La inflamación de la conjuntiva que, al fin y al cabo, es lo que provoca este problema en los bebés y niños pequeños, puede estar originada por causas de lo más diverso; virus, bacterias, agentes químicos externos agresivos, ácaros del polvo, pelo de los animales…

Síntomas de la conjuntivitis

Los síntomas de la conjuntivitis en el bebé son sencillos de identificar, si bien en ocasiones pueden ser coincidentes con los de otras enfermedades oculares. Entre los más habituales se encuentran:

-          Enrojecimiento súbito de los ojos.

-          Lagrimeo.

-          Fotosensibilidad o fotofobia.

-          Secreciones y legañas en los ojos.

-          Estornudos (presente en la conjuntivitis alérgica).

Tratamiento de la conjuntivitis

La conjuntivitis en el bebé puede irse de la misma manera en que vino, muchas veces de manera tan súbita que no da tiempo a poner en práctica el tratamiento. En función de la causa, la conjuntivitis deberá ser tratada por vuestro pediatra, de muy distinta manera.

Si estamos ante un caso de conjuntivitis vírica, el tratamiento consistirá en antiinflamatorios y, ocasionalmente, antibióticos. Las conjuntivitis alérgicas se evitan, en primer lugar, evitando el factor externo que causó el problema (ácaros del polvo, mascotas…) y, en segundo lugar, tratando a la pequeña/o con antihistamínicos.

En otros casos, así como para paliar el enrojecimiento y el picor, el uso del suero fisiológico para limpiar los ojos del pequeño o de la pequeña suele ser muy eficaz. Asimismo, puedes aliviar la hinchazón de los párpados poniendo gasas ligeramente humedecidas con agua tibia sobre sus ojitos.

Has de tener en cuenta que la conjuntivitis viral y la alérgica son extremadamente contagiosas. Es por eso que has de cuidar que tu bebé tenga sus manos limpias de manera más o menos constante. Asimismo, procura que sus toallitas, gasas y pañuelos no los coja ningún otro miembro de la familia.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>