Eczemas en el bebé: causas y tratamiento

eczema en el bebé

Los eczemas e irritaciones en la piel del bebé son más habituales de lo que podríamos pensar. No olvides que la piel de la pequeña o el pequeño es aún muy sensible y, por tanto, los agentes agresores externos pueden afectarla más que en el caso de un niño/a algo mayor.

El cuero cabelludo, las mejillas e incluso los brazos y piernas son lugares habituales en los que aparecen los eczemas en el bebé. Pueden presentarse como escamaciones, durezas o puntos rojos en la piel de la pequeña o el pequeño.

¿Qué causa los eczemas en el bebé?

Los eczemas no presentan, por regla general, mucha gravedad y, tal como aparecen, suelen curarse de manera sencilla. El principal problema es el escozor y molestia que producen en el bebé.

No se puede hablar de una causa única de los eczemas en el bebe, sino de un cúmulo de circunstancias. Para empezar, podemos hablar de un claro componente genético. En efecto, la herencia tiene que ver de manera determinante en un 60 o 70% de los casos.

Otros factores externos y causas de los eczemas en el bebé pueden ser:

-          Contaminación ambiental.

-          Alergias alimentarias.

-          Alergias al polen, ácaros…

-          Reacciones a ciertos medicamentos.

-          Agentes irritantes (lana, telas, jabones, piel de animales…).

-          Cambios de temperatura.

-          Sequedad en la piel.

-          Dieta de la madre (durante la lactancia).

Cómo tratar los eczemas en el bebé

Como te explicábamos, los eczemas en la piel del bebé tienden a desaparecer en la medida que lo hacen los factores que motivaron su aparición. Para hacer la situación más llevadera al bebé puedes desarrollar una serie de estrategias:

-          Consulta con tu pediatra la frecuencia de veces que se baña a la pequeña o pequeño.

-          Procura que las prendas del bebé sean preferiblemente de algodón.

-          Obviamente, si el eczema está motivado por una alergia evita el agente que produce la alergia.

-          En los baños, es preferible que el agua esté tibia (pero no caliente) y que los jabones utilizados sean neutros y específicos para piel de bebé delicada (sin perfumes).

-          Aplica lociones hidratantes y pomadas específicas.

-          Prueba a aplicar gasas o compresas frías en la zona afectada. Eso aliviará el escozor y calmará al bebé.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>