Productos para la piel atópica del bebé

Productos para la piel atópica del bebé

Elegir productos para la piel atópica del bebé de manera inteligente puede ayudarnos a prevenir y mitigar unas afecciones en el cuerpo de nuestra hija o hijo que pueden llegar a resultar muy incómodas. De acuerdo con la definición que dan de ella los expertos, la dermatitis atópica es una irritación cutánea muy similar a una alergia, que deriva en enrojecimiento y picores más o menos prolongados en la piel del bebé.

 

Este problema es bastante habitual en los bebés de entre dos meses y medio año. La cara, manos y pies son las zonas en las que suele aparecer con más frecuencia la dermatitis atópica en bebés. Ampollas, sequedad y tirantez excesiva de la piel (con apariencia de cuero e incluso ‘tacto de escama’), enrojecimiento… son sólo algunos de los signos de la presencia de la dermatitis atópica en la infancia.

 

Remedios y productos para la piel atópica

 

En función de su gravedad, la piel atópica en un niño pequeño puede ser más o menos compleja de tratar. En general hay una serie de factores que contribuyen a empeorar esta afección:

 

- Alergias respiratorias

- Catarros

- Contacto con productos urticantes (químicos, por ejemplo)

- Cambios súbitos de temperatura…

 

Como regla general hay que evitar ponerle al bebé prendas de telas potencialmente urticantes como la lana, así como lavarle y bañarle con agua más bien tibia (no demasiado caliente o fría), empleando jabones neutros. Hay que tener especial cuidado, asimismo, con los detergentes que empleamos para lavar las prendas del bebé. En general, debes procurar que el impacto térmico entre el exterior de la casa y el hogar sea mínimo. Especialmente en los meses de verano e invierno, las diferencias entre el calor-frío del exterior y el calor-frío del interior pueden ser de entre 5 y 7 grados. Procura que ese ‘bache’ térmico sea lo menor posible, de manera que la piel de tu bebé no se resienta ni al entrar ni al salir de la casa.

 

Entre los productos para la piel atópica del bebé, tu especialista puede recomendarte cremas humectantes e hidratantes para favorecer unos correctos niveles de humedad cutánea. El pediatra, una vez haya examinado al bebé, también puede aconsejaros la aplicación de cremas de esteroides tópicas, que contribuyen a reducir la sensación de extremo picor y enrojecimiento.

 

Asimismo, siempre bajo la supervisión del especialista y si éste lo considera oportuno, el niño puede recibir un tratamiento de antihistamínicos en caso de que la intensidad de los sarpullidos fuera extrema. El pediatra o nutricionista del bebé puede también reducir o suprimir la ingesta de ciertos alimentos en caso de sospechar que éstos puedan estar agravando los síntomas.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>