El verano es la época del año en la que los mosquitos campan más a sus anchas por nuestras casas. Del mismo modo, estamos ante unos meses en los que hacemos más vida al aire libre (playa, paseos, piscinas, parques, barbacoas…) con lo que todo ello conlleva. Ante este escenario, hoy te vamos a proponer una serie de consejos para que protejas la piel del bebé de los mosquitos.

La prevención es la clave

Como dice el sabio refranero castellano, más vale prevenir que lamentar las picaduras. Para empezar, es necesario que te asegures de que, en el hogar, no existen atascos en tuberías ni depósitos de aguas estancadas, que son el hábitat ideal para que aniden los mosquitos y pongan sus huevos.

Para la sillita y la cunita del bebé puedes instalar telas mosquiteras que, asimismo, proporcionan  protección adicional para el bebé frente a los efectos del sol. En lo que respecta a los repelentes, los especialistas (como puedes ver en este enlace) dicen que se pueden aplicar a partir de los dos meses de edad, siempre siguiendo las recomendaciones del médico del pequeño y si nos referimos a productos naturales. Has de ser especialmente cuidadoso con los repelentes industriales.

Ver artículo relacionado:  Eczemas en el bebé: causas y tratamiento

En esta línea, los productos a partir de Dietil Toluamida son los más populares, en virtud de la duración de sus efectos (de cuatro a seis horas). Eso sí, se recomienda que no se aplique a bebés menores de dos años, ya que puede irritar la piel, y siempre en concentraciones no superiores al 10%. Asimismo, hay una serie de plantas y hierbas que actúan como repelentes naturales frente a los mosquitos, sin ninguna clase de efectos secundarios. Es el caso, por ejemplo, del eucalipto o la lavanda.

También puedes emplear un clásico repelente natural como son las velas y quemadores de aceite de citronela. Eso sí, asegúrate de alejar estos quemadores del alcance de tu hija o hijo y, preferiblemente, nunca los enciendas cuando haya niños en las proximidades. Puede que tu pediatra te aconseje proporcionar al bebé un extra de vitamina B1, un componente que se estima repele a los insectos de modo natural.

Ver artículo relacionado:  Ventajas y desventajas del porteo
Protege a tu bebé de los mosquitos
Puntua este artículo