En el post anterior intentábamos resolverte algunas dudas que pudieras tener en el momento de la vuelta a casa con tu bebé y esos primeros días tan difíciles. Te explicamos cómo tenías que coger a tu pequeño, cómo sería el momento de la alimentación y la hora de dormir. Hoy queremos darte algunos consejos más para que disfrutes de esos momentos sin dudas ni miedos.

Consejos útiles para disfrutar de la llegada del bebé

–          Centraros en vuestro pequeño. Olvidad por un momento la limpieza del hogar, los compromisos sociales o las cuestiones legales. Pedid ayuda si lo necesitáis y dedicadle todo el tiempo que podáis al bebé. Os necesita.

–          Cuidad la alimentación. Con las prisas y la falta de tiempo es fácil que nos saltemos comidas, comamos a deshoras y alimentos poco saludables. Intentad cuidar un poco este punto. Aprovechad los momentos en los que el bebé está dormido para comer tranquilamente y sin prisas. Los táperes os pueden sacar de muchos apuros.

Ver artículo relacionado:  Recomendaciones sobre el uso del chupete

–          Intentemos mantener unos rituales desde los primeros días a la hora de dormir. Los paseos al aire libre a última hora de la tarde le ayudarán a conciliar el sueño.  Un masaje relajante o una nana también nos ayudará a tranquilizarlo y que se duerma.

–          Es probable que tu bebé llore mucho. Poco a poco comenzarás a descubrir qué le pasa. Los primeros días, déjate guiar por las causas más comunes: sueño o cansancio, hambre, pañal sucio…

–          Durante los primeros días no necesitarás una bañerita para mantener a tu bebé limpio.  Podrás lavarlo con una esponja húmeda durante las dos primeras semanas. Ten en cuenta además, que l limpieza excesiva podría resecar su piel.

Ver artículo relacionado:  ¿Qué llevamos en un kit de viajes para bebés?

–          Los primeros meses te costará acostumbrarte, paciencia. Tu cuerpo se verá afectado por los cambios hormonales, el cansancio y los cambios en tu vida. Habrá momentos duros en los que quizá te sientas frustrada. Ten paciencia y no dejes que tus sentimientos se desborden. Disfruta del momento y de esta nueva etapa.

Los primeros días del bebé en casa II
Puntua este artículo