El bebé de 9 meses

bebé de 9 meses

El bebé a los 9 meses  es una verdadera caja de sorpresas. Cada día parece querer sorprendernos con un nuevo gesto o habilidad. En esta etapa, cada pequeño paso, balbuceo o interacción es, creednos, una pequeña victoria en su proceso de crecimiento y desarrollo. En este periodo, tu pequeña o tu pequeño casi, casi empieza a decir sus primeras palabras, aunque, de momento, su comunicación aún se reduce a gorjeos, risas y rudimentarias combinaciones de sílabas (el bebé trabaja duro para decir sus primeras palabras). Hoy queremos mostraros algunos de los hitos que marcan el desarrollo del bebé de 9 meses y algunas de las curiosidades de esta fase.

 

Desarrollo del bebé de 9 meses

 

El pequeño hombrecito o mujercita que tenéis en casa ya ha alcanzado en esta fase un grado de desarrollo casi pleno. El peso ideal de los niños de 9 meses se fija en esta etapa en los 8 kilos 900 gramos, y su estatura idónea en los 72 centímetros. En el caso del peso ideal de las niñas de 9 meses, éste se sitúa en 8,2 kilogramos, mientras que su estatura debería ser de alrededor de los 70,1 centímetros. El perímetro cefálico promedio de los bebés en esta fase es de 46,2 cm de diámetro en niñas y 44,8 centímetros en niñas.

 

Psicomotricidad del niño a los 9 meses

 

En esta etapa, los pequeños cada vez son más hábiles a la hora de agarrar objetos (habilidad que podrías potenciar mediante juguetes). Sus gateos se prolongan, así como los periodos que es capaz de mantenerse sentado erguido y caminando de la manita de un adulto. El bebé de 9 meses está a punto de dar sus primeros pasos por sí mismo, ya que en este periodo puede mantenerse un ratito de pie si se sujeta a algo.

 

Alimentación del bebé

 

La dieta del bebé de 9 meses se va enriqueciendo progresivamente con nuevos sabores, texturas y colores. La Organización Mundial de la Salud recomienda que, en esta fase, se complemente unas cuatro veces diarias la lactancia materna con un aporte de alimentos  como purés espesos de verduras con ternera o pollo triturado, legumbres, carnes y pescados (consulta con tu pediatra los más idóneos), frutas y verduras. Es importante que no expongas al pequeño a unos sabores más que a otros, ya que en la fase formativa de su gusto podría generar un cierto rechazo a determinados alimentos.

 

 

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>