Anemia en bebés prematuros

anemia

La anemia en bebés prematuros suele ser uno de los problemas principales de aquellos pequeños que nacen antes de las 37 semanas de gestación. A grandes rasgos, la anemia puede definirse como una presencia baja de hemoglobina (molécula que transporta el oxígeno de la en la sangre a los tejidos). Más que como una enfermedad, la anemia sería una consecuencia de diferentes factores que contribuyen a crear la situación. La más frecuente suele ser una dieta baja en hierro. La Organización Mundial de la salud estima que quince millones de niños cada año nacen de manera prematura, lo que les hace más susceptibles de sufrir determinados problemas como la anemia.

Causas de la anemia en bebés prematuros

El Instituto Nacional de Estadística establece que cerca del 8% de los niños que nacen en este país son prematuros. La anemia en bebés prematuros es un problema que puede conducir a complicaciones de no ser detectada y tratada a tiempo. En general, los bebés tienen una mayor propensión a desarrollar anemia pues los recién nacidos ven cómo disminuye de manera temporal su producción. Además, el volumen de sangre no es suficiente de cara a cubrir el proceso de crecimiento del pequeño. Asimismo, el periodo de vida de los glóbulos rojos, que son los “depositarios” de la hemoglobina, es menor en los recién nacidos.

En el caso del prematuro, la anemia puede deberse a pérdidas de sangre durante el parto, problemas de nutrición, infecciones, incompatibilidad de la sangre de la madre y el bebé. En el caso de las madres, un factor de riesgo de cara a que los pequeños puedan desarrollar anemia son los antecedentes familiares de la misma.

Síntomas en los bebés

Aunque son los pediatras y especialistas los que deben determinar si el bebé sufre de anemia, hay algunos rasgos o síntomas que pueden servirnos como señal de alerta. Para empezar, si el recién nacido muestra una palidez anormal o adormecimiento excesivo, así como un bajo nivel de actividad estando despierto.

Los problemas de respiración o las dificultades para ingerir alimentos son algunos otros síntomas que deberían ayudarnos a tomar medidas. Los tratamientos, en general, van desde el control y la mejora de la alimentación (en el caso de anemias leves) a las transfusiones en el caso de los peores escenarios.

Si deseas saber más sobre los cuidados necesarios para evitar éste y otros problemas en recién nacidos, en la web de Letsfamily (http://www.letsfamily.es/) encontrarás muchos artículos de interés.

Puntua este artículo

1 comment

  1. Pingback: Problemas en bebés prematuros - Joven bebé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>