Problemas en bebés prematuros

problemas en bebés prematuros

Los problemas en los bebés prematuros son más frecuentes que en los pequeños para los que se completa el periodo de gestación. La anemia, hipoglucemia, hemorragias cerebrales o problemas estomacales son algunos de los trastornos más comunes a los que se enfrentan los bebés.

Anemia

Como ya hemos comentado anteriormente, la anemia es uno problemas en bebés prematuros más comunes y serios. Y es que los pequeños que vienen al mundo antes de las 37 semanas de gestación tienen más riesgos de sufrir cierto tipo de dolencias que aquellos para los que el periodo de gestación llega a término. La diabetes, ciertas cardiopatías o dolencias en el riñón y los antecedentes familiares pueden tener como consecuencia partos prematuros.

Alrededor de uno de cada 10 partos en el mundo que tienen lugar cada año son prematuros, de acuerdo con los datos de la Organización Mundial de la Salud. La anemia no es otra cosa que una concentración baja o muy baja de hemoglobina en la sangre. La hemoglobina es esencial para que los glóbulos rojos transporten oxígeno a la sangre y, por lo tanto, son parte del proceso natural de crecimiento y desarrollo del pequeño.

Conservación del calor

Los bebés prematuros suelen tener más problemas a la hora de mantener un nivel normal de temperatura corporal, por lo que tienen más posibilidades de sufrir problemas asociados a la hipotermia. Esto puede conducir a que disminuyan sus niveles de azúcar en sangre (hipoglucemia) y a que se incrementen sus niveles de acidez.

Hemorragias cerebrales

De acuerdo con la OMS, cerca de uno de cada cinco bebés que pesan menos de dos kilos al nacer suelen presentar alguna clase de problemas de hemorragias cerebrales. Éstas, de no tratarse a tiempo, pueden derivar en parálisis, dificultades en el desarrollo y el aprendizaje de los pequeños.

Otras afecciones

Los especialistas han determinado que hay otros trastornos comunes en aquellos pequeños que nacen antes de que se completen las 37 semanas de gestación. Entre ellas se encuentran la sepsis neonatal (infección bacteriana grave), la ictericia, problemas respiratorios por falta de surfactante (además de hemorragias pulmonares), dificultades para alimentarse por la falta del reflejo de succión e inflamaciones intestinales.

Que el bebé prematuro sufra alguno de estos problemas no quiere decir que vayan a acompañarle el resto de su vida. Eso depende de hasta que punto el pequeño ha nacido antes de que se completase el periodo de gestación, así como de la atención recibida en el centro médico. En Letsfamily encontrarás más reportajes y consejos para el cuidado de tu bebé en todas las fases del embarazo y el postparto.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>