Sangrado cerebral en bebés prematuros

sangrado cerebral

El sangrado cerebral en bebés prematuros es lo que los especialistas conocen como hemorragia intraventricular. Éste se produce en los ventrículos del cerebro y, como apuntamos, suele ser una afección más frecuente en los bebés que nacen antes de las 37 semanas de gestación. En el cerebro hay cuatro cavidades que se denominan ventrículos, las cuales se comunican entre sí. A través de este sistema ventricular fluye en líquido cefalorraquídeo, que protege al sistema nervioso central de posibles traumatismos, sostiene y amortigua la masa cerebral o nutre al encéfalo, entre otras misiones.

El sangrado cerebral en bebés prematuros es más frecuente cuanto más pronto haya nacido el pequeño, ya que es en las 10 últimas semanas del embarazo cuando los vasos sanguíneos del bebé terminan de desarrollarse. La afección es raro que se presente al mes después de que haya nacido el pequeño. Si los especialistas determinan que la cantidad de sangrado es pequeña no suelen producirse mayores problemas a largo plazo; sin embargo, si el especialista determina que hay coagulación, el exceso de sangre presiona o incluso se filtra en la masa cerebral, entonces hay que actuar inmediatamente.

¿Cómo detectar el sangrado cerebral en bebés prematuros?

El sangrado cerebral en bebés prematuros puede ser asintomático, sin embargo hay algunos indicios que pueden servirnos de alerta. Si el bebé presenta problemas o interrupciones respiratorias, cansancio, apatía o letargo excesivo, movimientos anormales, espasmos y falta de reflejos o escasa respuesta ante estímulos, cambios en la frecuencia cardiaca o problemas en la succión puede que presente este problema.

Los expertos establecen que los métodos más eficaces para el diagnóstico de la hemorragia intraventricular son la ecografía de la cabeza del pequeño e incluso los análisis de sangre orientados a detectar anemia y otras pruebas como la acidosis metabólica.

El especialista será el encargado de determinar cuál es el tratamiento más adecuado para el pequeño. En este caso, éste se fundamenta en controlar al bebé para que se mantenga lo más estable posible, prevenir otros riesgos que puedan ir aparejados a la hemorragia cerebral y, en caso de que la presión sobre el cerebro sea excesiva, realizar drenajes o punciones lumbares que alivien la situación.

En todo caso, si observas alguno de los síntomas antes mencionados en tu pequeño, comunícaselo de inmediato a los responsables de tu centro hospitalario.

Si deseas saber más sobre el sangrado cerebral en bebés prematuros u otras afecciones de los recién nacidos puedes visitar la web http://www.letsfamily.es/ .

Sangrado cerebral en bebés prematuros
3.5 (70%) 2 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>