Sepsis neonatal en bebés prematuros

sepsis neonatal

La sepsis neonatal en bebés prematuros es la infección sanguínea de los pequeños con menos de 90 días de edad. Este tipo de problemas causan hasta el 50% de las muertes de bebés en los países en desarrollo. La sepsis temprana (primera semana de vida) suele estar ligada a microorganismos procedentes de la madre, mientras que la sepsis de aparición tardía se asocia al entorno en el que el pequeño es cuidado durante sus primeros días fuera del vientre materno. Neumonía, gastroenteritis, meningitis o infecciones urinarias son algunas de las sepsis más comunes en los neonatos o, al menos, las que más gravedad presentan. La rapidez a la hora de detectar los síntomas y establecer el tratamiento más idóneo se antojan como los aspectos determinantes para la curación.

Síntomas e indicios

Algunos síntomas que pueden alertarnos de que el bebé puede sufrir de septicemia neonatal en mayor o menor grado son los cambios en la temperatura corporal dificultades para respirar, desórdenes gastrointestinales, hipoglucemia, problemas cardiacos, problemas a la hora de alimentarse, vómitos, ictericia o apatía.

Factores de riesgo

Según los especialistas, hay una serie de factores que favorecen el desarrollo de la sepsis en el recién nacido. La más directamente asociada con el breve periodo de gestación es el escaso desarrollo del sistema inmune del pequeño. Como antes mencionábamos, otra de estas causas es la exposición a microorganismos del tracto genital de la madre (infecciones amnióticas por vía ascendente, contacto con microorganismos, parto prematuro por infección…), intubación, cateterismos o alimentación intravenosa en la Unidad de Cuidados Intensivos, hospitalización prolongada, presión antibiótica…

Tratamiento

Los pequeños hospitalizados que sufran de estos problemas y que lleven menos de un mes en el centro sanitario pueden empezar a recibir antibióticos, de acuerdo con el criterio del pediatra. En todo caso, los bebés deben ser sometidos a un estricto seguimiento en régimen ambulatorio. Un correcto tratamiento consigue que la mayoría de los bebés superen los problemas asociados a la sepsis neonatal sin que les queden secuelas. Pese a todo, como recordamos, la rapidez de actuación es imprescindible; por eso, si el pequeño muestra algún síntoma de sepsis neonatal es imprescindible que le haga llegar sus dudas al especialista.

Si quieres conocer más reportajes, consejos, ideas o informaciones acerca de todo lo relacionado con el cuidado del bebé en sus primeros meses o con la sepsis neonatal en los bebés prematuros puede visitar la web de Letsfamily: http://www.letsfamily.es/ .

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>