Llega el verano y es un momento ideal para ir a la playa con la familia, tomar el sol, jugar y porqué no, darse un chapuzón. En este artículo queremos compartir contigo si el baño mar recién nacido es posible, algo que muchas personas desconocen.

Antes de comenzar, hay que tener en cuenta que el propio cloro que tienen las piscinas puede llegar a ser más perjudicial para la piel del bebé que el agua del mar. A pesar de ello, es muy importante ver si el pequeño tolera correctamente el salitre.

¿Se puede dar un baño mar recién nacido?

Es importante tener presente que meter en el agua a un bebé con menos de dos meses puede tener varios riesgos. La razón es porque el sistema inmunológico del bebé no está desarrollado y el hecho de bañarlo en el mar puede aumentar el riesgo de contraer alguna enfermedad.

Otro aspecto importante es que al ser tan pequeños no pueden regular correctamente su temperatura corporal, por lo que si el agua está fría es mejor no bañarse con el bebé. En cambio, si el agua está caliente, un bebé mayor de 2 meses podrá remojarse tranquilamente durante unos minutos.

Ver artículo relacionado:  Ropa de verano para el bebé

La zona de baño debe ser muy poco profunda y el agua debe estar tranquila y limpia para tener la máxima seguridad. Por otro lado, no hay que dejar en ningún momento al bebé solo, siempre debemos estar con él y controlarle. No debe beber agua ni llevarse las manos a la boca

Bañar en el mar a un recién nacido es posible, siempre que tenga más de 2 meses, estemos con él en todo momento y las condiciones del agua sean óptimas. Luego ya hay otros consejos que se pueden tener en cuenta para que el bebé disfrute el momento.

Por ejemplo, es recomendable que el lugar donde vayamos con el bebé para que pueda remojarse con agua del mar debe estar completamente tranquilo para que no se ponga nervioso. Además, hay que jugar con él, pero dejándole que disfrute y viva la experiencia al máximo.

Si lo pasa bien y está tranquilo, el bebé asumirá que la experiencia es buena y querrá repetir. Si tiene miedo, está inquieto o no le gusta, no querrá hacerlo, pero no hay que forzarle. Se puede probar en otro lugar y en otra ocasión.

Ver artículo relacionado:  Riesgos de la diabetes gestacional para el bebé

También se recomienda mojarle poco a poco, primero los pies, luego los tobillos, etc., para que se vaya acostumbrando. El baño no debe extenderse durante más de 10 minutos para que no coja demasiado frío.

Una vez se acabe el baño hay que aclararlo con agua dulce para quitarle bien el salitre de la piel, secarle muy bien y ponerle ropa seca y limpia.

 

¿Puede un recién nacido bañarse en el mar?
3.2 (64%) 5 votes