Estamos en una época en la que el sol y el calor empiezan a no darnos tregua. Especialmente en el caso de los más pequeños de la casa se hace necesario buscar maneras de combatir esas subidas del mercurio. Los adultos tenemos en los helados uno de los mejores aliados para refrescarnos en verano pero, ¿son estos alimentos aconsejables para los bebés?

Los expertos coinciden en que, a partir de los 16 o 18 meses de edad, los pequeños ya pueden probar helados. Sin embargo, es necesario que antes consultes con el especialista o pediatra de tu hijo, de cara a que éste pueda aconsejarte acerca de la frecuencia de ingesta de helados. En este sentido, en caso de darle helados al bebé para refrescarle, lo primero que tienes que hacer es apostar por productos de elaboración casera, con materias primas naturales y, preferiblemente, de frutas.

Pese a lo dicho anteriormente, los helados naturales son ricos en azúcares y grasas, por lo que no debes excederte y recurrir a ellos en momento de mucho calor, no como norma diaria. Pese a que no existe una ‘posología’ del helado, te aconsejamos que no superes la barrera de un helado cada tres días. Una buena idea que, además, puede servirte de entretenimiento si tienes hijos algo mayores, es que prepares tus propios helados caseros. Así te asegurarás de que la materia prima empleada es 100% natural. Además de esta diversión, los helados para el bebé ofrecen otra serie de beneficios, siempre que se consuman con cierta mesura:

  • Los helados permiten variar la dieta del bebé e incorporar nuevos alimentos.
  • Son una importante fuente de calcio.
  • Si son naturales, son fuente de proteínas y vitaminas ‘útiles’ (procedentes de los lácteos con los que se elaboran).
  • Como apuntábamos, ayudan a regular la temperatura del cuerpo del bebé, algo especialmente necesario en verano.
Ver artículo relacionado:  Los bebés y el color como estímulo

Generalmente, los helados de agua caseros (los polos) son más aconsejables, ya que su contenido en grasas es igual a cero. Los helados cremosos, con base de leche o yogur, suelen ser más ricos en azúcares. Sea como fuere, ten en cuenta, de cara a calcular mejor, que el aporte calórico de un helado oscila entre las 150 y las 350 calorías.

Ver artículo relacionado:  Por qué no se debe tapar el cochecito con un bebé dentro
¿Pueden comer helados los bebés?
Puntua este artículo