¿Qué es el crecimiento intrauterino retardado?

crecimiento intrauterino retardado

Cuando hablamos de crecimiento intrauterino retardado (CIR) nos referimos a una disminución patológica del ritmo de crecimiento del feto mientras se desarrolla dentro del útero, lo que tiene como consecuencia que el bebé no consiga el tamaño previsto y pueda sufrir complicaciones que podrían llevar incluso a la muerte. El CIR disminuye la velocidad de crecimiento del feto dentro del vientre de la madre. Por lo tanto, los niños con crecimiento intrauterino retardado son los que han tenido un crecimiento anormal dentro del útero materno. Aunque es necesario matizar que no todos los bebés que son pequeños sufren CIR. Solo un tercio de los bebés que son más pequeños de lo normal es debido a esta causa.

Causas del crecimiento intrauterino retardado

La causa más frecuente es que se presente un problema en la placenta, que es la encargada de transportar el oxígeno y los nutrientes al bebé. Pero existen otras posibles causas de diversa índole:

-          Factores ambientales: Como vivir a gran altitud, la contaminación ambiental o el tomar ciertos fármacos. Por eso es muy importante que no te automediques estando embarazada y consultes siempre antes con tu médico. Él sabrá lo que puede recetarte.

-          Hábitos nocivos de la madre: Tabaquismo, alcohol y drogas.

-          Mala nutrición: Lo habitual es que la futura madre aumente sus necesidades nutricionales y aumente de peso a lo largo del embarazo. Si engorda menos de 6 kg, el riesgo de dar a luz un bebé con CIR se triplica.

-          Enfermedades maternas: Algunas enfermedades del corazón o de los vasos sanguíneos como la hipertensión arterial, provocan que llegue menos sangre y oxígeno del necesario a la placenta lo que impide el desarrollo normal del feto. También varias enfermedades metabólicas producen una disminución de las sustancias vitamínicas necesarias para que el feto crezca sin problemas.

-          Anomalías cromosómicas (como el síndrome de Down), malformaciones congénitas del feto, e infecciones intrauterinas.

En los casos en los que el CIR dependa de los hábitos de la madre, se puede prevenir. Es importante que mientras estés embarazada no fumes, lleves unos hábitos de vida saludables, evites el estrés y sigas una dieta adecuada. Si padeces alguna enfermedad (diabetes, hipertensión…) deberás seguir un control adecuado y seguir todos los conejos de tu médico.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>