Cómo detectar la celiaquía en el bebé

Cómo detectar la celiaquía en el bebé

La celiaquía es un trastorno autoinmune por el cual el intestino y el organismo de la persona no puede asimilar la ingesta de gluten (en trigo, cebada, avena…). Se estiman que, en la actualidad, hay entre medio millón y un millón de casos de personas con enfermedad celíaca en España (http://es.wikipedia.org/wiki/Celiaqu%C3%ADa ), aunque se cree que sólo uno de cada cinco casos se llega a diagnosticar. Hoy te damos una serie de ‘pistas’ para saber si un bebé es celíaco.

 

Extremar la atención

 

Los primeros indicios de la enfermedad celíaca pueden manifestarse tan pronto como en los primeros seis meses de vida del bebé. Por eso es necesario que extremes la atención y la capacidad de observación en una fase en la que tu hijo es incapaz de verbalizar sus sensaciones. A continuación te mostramos algunos indicios de celiaquía en el bebé:

 

-          Deposiciones frecuentes y con un olor más intenso-desagradable de lo normal.

-          Heces de un color claro o pálido.

-          Irritabilidad, mal humor o decaimiento del pequeño/a.

-          Nauseas o vómitos más o menos habituales.

-          Pérdida de peso o poca ganancia del mismo.

-          Niveles anormales de plaquetas o leucocitos en sangre (por exceso en el primer caso, por defecto en el caso de los leucocitos).

-          Hinchazón en el vientre.

-          Cólicos.

-          Falta de energía.

-          Problemas de crecimiento.

-          Erupciones cutáneas.

 

Estos son algunos de los síntomas de celiaquía en el bebé. Además de los puramente físicos (deposiciones, nauseas, crecimiento…) es necesario que atiendas a su comportamiento. La celiaquía suele ir, en la mayoría de los casos, asociada a cambios de humor y un cierto retraimiento del pequeño o la pequeña, si bien es cierto que esto se aprecia más a partir de los dos años.

 

Determinar la causa

 

Si detectas alguno de estos síntomas es necesario, en primer lugar, que mantengas la calma. Ten en cuenta que muchos de esos indicios son ‘compartidos’ con otras dolencias de menor gravedad. En cuanto veas aparecer alguna de estas señales acude al pediatra. El especialista puede determinar, mediante análisis de sangre o a través de una biopsia intestinal, si el pequeño padece este trastorno y, en caso afirmativo, diseñar un plan de acción que, de manera inevitable, pasará por la desaparición de los alimentos con gluten de su dieta.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>