Bebés y mascotas: Beneficios y precauciones (I)

bebés y mascotas

La coexistencia de bebés y mascotas en el hogar no está contraindicada, siempre y cuando sigamos una serie de precauciones y consejos. Hoy queremos mostrarte la primera parte de nuestro post los beneficios de las mascotas para el bebé, así como los riesgos y precauciones que has de adoptar en la convivencia.

Beneficios de las mascotas para el bebé

La coexistencia de mascotas en el entorno del bebé, en su rutina diaria, es indudable que presenta una serie de innegables ventajas:

-          Menores riesgos de padecer afecciones respiratorias.

-          Adquisición temprana de un sentido de la responsabilidad.

-          Mayor empatía.

-          Control de los impulsos.

-          Relajación.

Precauciones previas

Como te hemos dicho anteriormente, en un hogar en el que convivan bebés y animales hay que tener una serie de precauciones. Antes de que el bebé llegue al hogar (si es que el animal vivía antes en la casa) hay que llevarlo al veterinario para que le examine, desparasite y le ponga todas las vacunas necesarias.

Es importante que el animal no se sienta abandonado cuando la mamá y el bebé estén en el hospital. Los perros, especialmente, notan mucho la ausencia de sus dueños. Por eso, y para que no asocie ese malestar con el nuevo miembro  de la familia, debéis procurar cuidarle, mimarle y jugar con él.

No es mala idea que, mientras que el pequeño/a estén aún en el hospital, llevéis a casa alguna prenda (una toallita, un pañuelo…) impregnada con el olor del bebé. El aroma es una de las maneras que tienen los animales para reconocernos y prestarnos su confianza y cariño.

Los primeros días

Es normal que la mascota intente acercarse al bebé los primeros días tras su llegada a casa. Debéis cuidar que lo haga con precaución ya que, no por mala intención o celos, puede lastimar al bebé sin proponérselo.

Vuestro animal no debe percibir que os ponéis nerviosos cuando se acerca al bebé, ya que interpretará esta reacción como miedo o desconfianza, lo que puede derivar en un sentimiento negativo latente hacia el pequeño o la pequeña. La normalidad, en este sentido, es la clave.

Asimismo, los buenos gestos, acercamientos controlados, mimos y buenas actitudes ante el bebé de vuestra mascota han de ser reforzadas positivamente con caricias o golosinas.

En próximas entregas ahondaremos más en la relación entre bebés y mascotas, así como de las precauciones que hay que desarrollar.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>