Cómo calmar a un bebé con cólicos

los cólicos del lactante

Los cólicos del lactante son una de las principales causas de preocupación de papás y mamás, especialmente en los primeros meses de vida del bebé. En este sentido, se calcula que uno de cada cinco pequeños sufre de problemas de cólicos. Habitualmente se empiezan a notar a las tres semanas y remiten a los tres meses de edad.

Cómo son los cólicos del lactante

Normalmente, los cólicos del lactante son más frecuentes a última hora del día. Si notas que tu bebé aprieta las manitas, endurece o contrae el vientre y llora desconsoladamente, lo más seguro es que esté atravesando un episodio de cólicos.

¿Qué los provoca?

Las causas de los cólicos en el bebé son muy variadas. Entre las más comunes, encontramos las siguientes:

-          Hambre.

-          Gases.

-          Dificultad para digerir ciertos nutrientes presentes en la leche materna o de fórmula.

-          Sobre-estimulación.

Si notas que el llanto del bebé es intenso, no cesa o se reproduce más allá de las 12-13 semanas de edad, has de consultar con el pediatra, de manera que pueda determinar si el llanto está provocado por alguna otra causa.

Cómo calmar a un bebé con cólicos

Para empezar, los cólicos del lactante están muchas veces potenciados por la percepción de la pequeña o el pequeño. Es decir, si el bebé percibe nuestra intranquilidad ante su llanto, éste se volverá más intenso y desconsolado. De modo que nuestro primer consejo frente a los cólicos del bebé es, en esencia, mantener la calma. Asimismo, ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

-          Asegúrate de que el bebé no tiene hambre o que, al contrario, está demasiado lleno.

-          Si das el pecho al bebé, espera a que termine la toma de un pecho antes de comenzar con el otro.

-          Tapa bien al bebé con una mantita suave y confortable.

-          Sostén a la pequeña o pequeño en posición erguida. Si los cólicos están causados por los gases, esto puede ayudar a que los expulse.

-          Utiliza el chupete o el mordedor.

-          La música de fondo, con sus cancioncitas preferidas, suele calmar los cólicos del bebé. La voz relajada y serena de papá y mamá también hace maravillas.

-          Métele en el cochecito y, aunque sea en la propia casa, mécele y dale paseos suaves de un extremo a otro del pasillo. El movimiento suave puede ayudar al bebé a relajarse.

-          Si tienes bolsas de agua o recipientes en los que introducir agua tibia, colocarlos con cuidado en la barriguita del bebé te ayudará a que se relajen. Los baños con agua templada también pueden ayudar a que tu bebé se relaje.

-          Masajea de manera suave y circular su barriguita.

Si quieres conocer más consejos para el cuidado del bebé, la salud de la mamá o la maternidad en general, no dudes en acudir a Jovenbebé.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>