¿Cuando he de alarmarme por la fiebre en el bebé?

temperatura en el bebé

La fiebre es, en esencia, un mecanismo que tiene nuestro organismo. Un aumento de nuestra temperatura corporal, acompañado de alteraciones en el ritmo cardiaco y respiratorio, que nuestro cuerpo pone en marcha para hacer frente a infecciones o como reacción ante otros agentes externos.

La fiebre en el bebé es muy intranquilizadora, especialmente para los papás y mamás primerizos. Sin embargo, la temperatura en los niños pequeños no es preocupante, siempre y cuando no supere unos ciertos niveles.

La fiebre en los bebés

Como podemos leer en el siguiente enlace, desde la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria se considera que un bebé tiene fiebre a partir de los 38 grados, y no antes. Tanto la temperatura, como las convulsiones febriles que acompañan a un 5% de los niños con fiebre son muy aparatosas, pero no tan preocupantes como podría pensarse.

En este sentido, los especialistas distinguen entre tres niveles a partir de la medición de la temperatura axilar:

-          Febrícula: entre 37 y 38 grados.

-          Fiebre: entre 38 y 39,9 grados.

-          Hiperplexia: Igual o más de 40 grados.

Has de considerar que el organismo del bebé puede reaccionar con febrícula ante enfermedades virales menores, por lo que no siempre has de asustarte.

Cuando ha de preocuparme la fiebre del bebé

Como te decíamos, cuando la temperatura del bebé es igual o superior a los 38 grados ya podemos hablar de fiebre. Hay ciertos supuestos en los que sí podemos establecer ciertas medidas y, en este sentido, acudir a urgencias o al especialista:

-          Si la fiebre se presenta en un bebé menor de tres meses.

-          Si el bebé no tiene un comportamiento normal: no reacciona a estímulos externos, vomita la comida, llora con desconsuelo…

-          Dura más de 4 días.

-          Supera los 39 grados.

-          La febrícula o fiebre no desciende empleando los medicamentos recomendados.

-          Si la fiebre elevada se produce inmediatamente o poco después de la vacunación y se mantiene durante más de dos días.

En general, siempre que te sientas preocupado por la febrícula o fiebre del bebé (independientemente de que estés ante uno de los supuestos anteriores o no) puedes acudir al pediatra o consultar con tu especialista. En próximas entregas te explicaremos qué estrategias o medidas puedes tomar para bajar la temperatura del bebé, en casos de febrícula y fiebre no alarmante.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>