Los ojos del recién nacido

ojos

Durante los primeros días de vida de tu bebé, te fijarás en cada detalle de su cuerpo. Él sin embargo, cuando te mire solo acertará a ver una forma grande, curva y borrosa.

A pesar de no verte con detalle, serás tú la que le haga sentir bien y a la que busque cuando necesite comer o se sienta incómodo por algún motivo.

El bebé establece contacto visual con su madre desde el mismo momento de su nacimiento. Al principio es breve, porque al recién nacido le resulta difícil mantenerse alerta y concentrado. También puede que bizquee, debido al empeño que pone en observar tu cara.

Los recién nacidos pueden concentrarse en objetos situados a 20 ó 30 cm de sus ojos (justo la distancia a la que se encuentra la cara de mamá cuando le alimenta) y especialmente los contrastes blanco-negro.

Enfocar y coordinar la mirada le llevará un par de meses.

A los bebés les gusta para prestar atención a las personas, porque es de ellas de quienes más aprenden. La visión borrosa del bebé actúa como una especie de protección contra la ansiedad, ya que es capaz de identificar muy precozmente los rasgos de la cara humana, evitando con su proximidad sentirse abrumado por cosas que no puede comprender. La luz y el sonido a su alrededor son los que le ayudan a conocer a su familia y el mundo que le rodea.

Hay muchas maneras de estimular la vista del bebé, que es el único sentido que no se ha desarrollado del todo al nacer. Durante los primeros meses le costará enfocar la mirada y no distinguirá detalles. Rodéale de colores vivos o juguetes móviles, que puedes colgar cerca de él.

A los dos meses, los bebés comienzan a detectar diferencias entre las caras. Pero el cambio más notable que sufre la visión del bebé en esta época es su creciente capacidad para detectar los detalles.

A los dos o tres meses de edad, la visión del bebé sufre otra maravillosa evolución: sus ojos comienzan a coordinar, a trabajar juntos para moverse y enfocar al mismo tiempo. Aunque su vista todavía es borrosa, las imágenes que reciben sus dos retinas se funden en una sola imagen tridimensional.

A partir de este momento una de las cosas que con las que más disfrute tu bebé sea probablemente con un espejo. Busca uno para bebés y colócalo en la cuna, verás como le llama la atención el reflejo.

Esta mejora de la coordinación comienza a darle la percepción de profundidad que necesita para seguir objetos (y a ti) a medida que se acercan o se alejan de él. Entre los tres y los seis meses, el bebé será capaz de anticiparse a la trayectoria de un objeto además de seguirlo. Esto significa que cuando te vea entrar en la habitación, se excitará porque esperará que te acerques a él.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>