Durante los primeros días de vida de tu bebé, una de las cosas a las que tendrás que acostumbrarte será a sus movimientos. Su musculatura todavía es muy frágil; este es el motivo de que a veces parezca que tiemble. También deberás tener especial cuidado cuando lo cojas y sostenerle bien el cuello.

Ver el artículo completo