Ropa de verano para el bebé

ropa de verano para el bebé

Probablemente pienses que no estamos en la época más idónea para hablar de la ropa de verano para el bebé, pero nada más lejos de la realidad. Con cuanta más antelación hagas la planificación de la compra de las prendas de tu bebé para los meses de más calor, más barata te saldrá. La primera consideración que debes tener en cuenta para comprar ropita de verano para el bebé es la misma que para el resto de las épocas del año. En este sentido, tienes que apostar por las prendas elaboradas en tejidos naturales como el algodón o el lino, más suaves y respetuosos con la piel de tu pequeña o pequeño.

 

En función de la temperatura, más o menos agradable, puedes equipar a tu hija o hijo con un pantaloncito y camiseta de algodón y una gorrita para evitar el exceso de sol en el rostro, así como calzarlo con patucos y calcetines de tejido natural. Si vas a sacar al bebé en las horas del día más frescas, lleva contigo chaquetitas o prendas que puedas quitarle y ponerle fácilmente. En cuanto al calzado, puedes dejar que tu hijo o tu hija vaya sólo con calcetines, siempre y cuando no camine ya y vayas a dejarle que se arranque a dar unos pasos. La norma es que el bebé vaya lo más cómodo y fresquito posible, ya que el exceso de sudoración puede hacer que su piel se irrite.

 

También es interesante que tengas en cuenta los colores que van a tener las prendas que le compres a tu hijo o tu hija. En este sentido, tienes que tener en cuenta que los estudios apuntan a que temperatura y color están íntimamente relacionados. El color negro y, en general, los tonos más oscuros absorben la gran parte del calor que llega a la superficie de la prenda. Queremos decir que es necesario que la ropita del bebé para el verano sea lo más clara posible. Si decides hacerte con una pieza de ropa negra o de colores oscuros, que sea una chaqueta o una prenda que se pueda poner y quitar fácilmente.

 

Tanto en los meses de verano, como en invierno, lo esencial es que el pequeño no experimente excesivos saltos de temperatura ni contrastes radicales entre el calor interior y el exterior. Mantitas y chaquetas de algodón o lino de quita y pon son tu mejor ‘arma’ para evitar este problema.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>