La ingurgitación mamaria

mamaria

La ingurgitación o congestión mamaria es un problema muy común, sobre todo en los primeros 5 días después del parto. Los pechos de la mujer se ponen duros, calientes y pueden llegar a doler. La inflamación no sólo es incómoda para la madre sino que, asimismo, puede hacer que al bebé le resulte complicado mamar.

Está causada por una acumulación de leche en los conductos mamarios. El bebé tiene que esforzarse aún más en las tomas para succionar, no sólo porque los pechos y la areola mamaria están mucho más firmes, sino también por el hecho de que la leche tarda más en salir.

Causas que motivan la ingurgitación mamaria

Hay una serie de causas que motivan la aparición de este problema:

-          El flujo sanguíneo para la producción de leche es mayor.

-          El bebé no mama por alguna razón (mala postura, el chupete provoca problemas de succión…).

-          La frecuencia y cantidad de cada toma no es la adecuada.

Hay una serie de estrategias que nos pueden ayudar a mejorar la ingurgitación mamaria, especialmente en lo que se refiere a los síntomas. Estas son algunas de las estrategias que puedes seguir:

-          Utilizar frío en la zona del pecho, pero no en la areola o el pezón, de cara a reducir la inflamación.

-          El médico puede administrarnos antiinflamatorios específicos para mejorar la hinchazón.

-          La succión del bebé puede mejorar los problemas de ingurgitación.

-          Masajes suaves en la zona de la areola, en dirección a las costillas.

-          Extraer leche de manera manual (no con el sacaleches).

Has de tener en cuenta que este problema influye en la correcta alimentación del bebé. Del mismo modo, se puede producir el caso de que el bebé se frustre al intentar succionar y no recibir ninguna clase de aporte de leche. Este cierto ‘rechazo’ ante las tomas también puede crearse, en cierta medida, en la madre, que asociaría amamantar a un proceso doloroso y frustrante.

Asimismo, se corre el riesgo de que se desarrollen edemas en los pechos, y que se pueda llegar a padecer una mastitis.

La ingurgitación mamaria
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>