Dentro de la gran cantidad de medicamentos que podemos encontrar hoy en día en el mercado se encuentra el naproxeno sódico. Se trata de un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE) que suele usarse sobre todo para aliviar dolores que van desde leves a moderados. Aunque hay genéricos, hay que destacar que para adquirirlo es necesaria la receta médica, de lo contrario, en la farmacia no lo dispensarán.

Para qué se usa el naproxeno sódico

Este medicamento está indicado principalmente para procesos que provocan inflamación y patologías asociadas como dolor y fiebre. Suele emplearse en problemas como la artritis psoriásica, la artritis reumatoude, artrosis o espondilitis anquilopoyética entre otras.

Además, también se receta para aquellas personas que sufran trastornos como migrañas, dismenorrea, tendinitis, gota o bursitis entre otras. Por otro lado, hay que destacar que puede ser utilizado como analgésico a pesar de que no llegue a existir inflamación. Cuando no se debe consumir son en los dolores que tengan origen neuropático. 

¿Qué efectos secundarios puede provocar?

Una de las razones por las que solo se puede adquirir con receta es por los efectos secundarios que puede provocar. Como muchos otros AINE, puede provocar diferentes clases de alteraciones gastrointestinales entre las que se incluyen vómitos, náuseas, diarrea, úlcera gástrica o alguna clase de lesión hepática.

Ver artículo relacionado:  Remedios caseros para los resfriados

También hay que tener en cuenta que aquellas personas que cuenten con antecedentes de diferentes patologías como pueden ser hemorragia digestiva, colitis ulcerosa, úlcera de duodeno o la enfermedad de Crohn deben consultar al médico antes de consumir naproxeno sódico porque puede empeorar sus patologías.

En diferentes estudios médicos se ha comprobado que el consumo de naproxeno sódico mezclado con alcohol, aumenta considerablemente la probabilidad de sufrir una hemorragia digestiva, por lo que se aconseja no tomar este alcohol durante la duración del tratamiento con este medicamento.

Puede inhibir la excreción del sodio así como aumentar la presión arterial y como muchos medicamentos de su grupo pueden dañar la función renal, por lo que hay que usarlo con mucha precaución en caso de insuficiencia renal. Puede producir descompensación de una insuficiencia cardiaca ya existente o agranulocitosis.

Además de los efectos secundarios no hay que olvidarse de las posibles interacciones que puede haber con otros medicamentos. Por ejemplo, si se consume con anticoagulantes puede aumentar el riesgo de hemorragias y si se asocia a diuréticos como la furosemida puede reducir su acción diurética.

Ver artículo relacionado:  El gateo

Al consumirlo con otros antiinflamatorios no esteorideos puede llegar a producirse interferencia entre ellos, haciendo que la acción de ambos se vea reducida y aumentando los efectos secundarios. Para finalizar, no hay que olvidarse que si se administra de manera conjunta con antidiabéticos orales puede producirse una interacción que puede aumentar el efecto hipoglucemiante.

Qué es el naproxeno sódico y para qué sirve
5 (100%) 1 vote