Cuando llega la temporada de frío es normal que muchos niños se resfríen y pasen unos días enfermos en casa, algo a lo que podemos poner freno gracias a los remedios caseros resfriados niños que tenemos a nuestra disposición en casa. Muchos de ellos son remedios que hemos aprendido de nuestras madres y abuelas y que pueden ser una alternativa estupenda para frenar sus síntomas.

Son muchos los ingredientes que tenemos a nuestro alcance para acabar con el malestar general, mucosidad, congestión, bronquitis, tos y otros síntomas derivados de los resfriados a los que todo el mundo está expuesto, sobre todo los niños, en cualquier momento del año.

Remedios caseros para combatir los resfriados en los niños

El eucalipto es uno de los grandes productos para la lucha contra un resfriado y en este caso vamos a usarlo de la forma más tradicional. Pondremos un buen puñado de hojas de eucalipto en un recipiente ancho y agregaremos unos 2 litros de agua hirviendo.

Lo que hay que hacer es lo que se ha hecho siempre, poner la cabeza cerca del recipiente, tapándola con una toalla y pedirle que respire profundamente durante unos 10 minutos. Se recomienda hacer este remedio 3 veces al día y que se haga en niños mayores de cinco años. En muy poco tiempo notarás cómo los síntomas del resfriado se han reducido considerablemente.

Otro remedio muy interesante a la vez que efectivo es el que podemos hacer con el aceite de lavanda. Se debe hacer cuando el niño esté ya acostado; hay abrirle el pijama para darle un masaje en el pecho con unas gotas de aceite de lavanda, volver a ponerle el pijama y taparlo para que actúe por la noche. Sus efectos son estupendos.

La vitamina C es muy importante para nuestro sistema inmunológico, incluido el de los niños. Por ello, que consuman alimentos ricos en esta vitamina es algo de gran importancia, como por ejemplo naranja, fresas, kiwi, etc. Pero no es algo que solo deba hacer cuando estén resfriados, es algo que se deben hacer durante todo el año, porque ayuda a prevenir esta patología.

La infusión de té y limón es otro de los grandes remedios clásicos que todo el mundo conoce y muy eficaz. Tomar una infusión de miel y limón ayuda notablemente a mejorar los síntomas del resfriado.

La miel ayuda a luchar de forma natural contra las infecciones dado que es un estupendo antibiótico natural y también ayudará a suavizar la garganta por los efectos de la tos. Por su parte, el limón aportará vitamina C, también muy importante en estos procesos.

Para finalizar, otro clásico, una buena sopa de pollo. Quizá no sirva para eliminar el resfriado por completo pero sí para reducir sus molestos síntomas. Les alimentará, evitará que fuercen la garganta en caso de que la tengan irritada de toser y les ayudará a reducir la congestión producida por el resfriado.

Remedios caseros para los resfriados
Puntua este artículo