Trucos para que el bebé no se manche comiendo

Trucos para que el bebé no se manche comiendo

La hora de la papilla o de las tomas suele ser, invariablemente, un verdadero ‘zafarrancho de combate’. Resulta complicado, en ocasiones, que el bebé no se manche al comer y, de paso, nos ponga perdidos a nosotros y todo lo que nos rodea. Hoy queremos darte una serie de ideas y trucos para que el bebé no se manche comiendo.

 

Elementos accesorios

 

Es necesario que elijas los elementos accesorios para darle la comida al bebé, de manera que faciliten tu tarea. El primero de ellos es la trona. Debes sentar de manera cómoda al bebé, para que esté tranquilo y, paralelamente, puedas actuar con mayor libertad. Entre los 6 y los 9 meses los bebés ya pueden comenzar a usar la trona. Para casa te recomendamos las tronas evolutivas, que se amoldan a diferentes fases de crecimiento de tu hija o hijo y, además, una vez ‘abandonadas’ pueden reconvertirse en sillitas o taburetes.

 

Asimismo, debes elegir con inteligencia el babero que vas a usar. En los primeros meses de vida, el bebé encuentra muy complicado estarse quieto durante mucho tiempo. Por eso puede ser una buena idea que te hagas con los clásicos baberos de cuerpo entero, con mangas. Así evitarás que, al menos, la ropita de tu pequeña o pequeño se ponga perdida.

 

También es aconsejable que compres modelos de cucharas ergonómicas adaptadas a la edad del bebé, ideales para facilitar la transición entre el biberón y la papilla.

 

Elige el momento adecuado

 

Sí, sabemos que las tomas y las comidas tienen unos momentos concretos, pero siempre puedes jugar con el timing a tu favor. Procura que, en el momento de la comida, el bebé no esté cansado. Cuanto más cansado esté, más malhumorado se mostrará y más compleja te hará la tarea. Paciencia.

 

En esta línea, no intentes acabar la tarea de darle la comida a toda prisa. Para que coma más tranquilo es necesario que se habitúe, poco a poco, a los sabores y texturas de la comida. Es por eso necesario que le dejes probar, saborear y paladear las primeras cucharadas, poco a poco y con calma. También es interesante que, mientras le das la comida, intentes contarle cuentitos, historias y hablarle en todo momento. Así centrará su atención en ti y comerá de manera más fluida.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>