Consejos para ir a la playa estando embarazada

embarazadas y playa

Playa y verano, verano y playa es una pareja casi indisoluble en esta época del año. Esperar un bebé no equivale a renunciar a uno de los grandes placeres del verano. Por eso, hoy vamos a darte una serie de consejos para ir a la playa embarazada.

Cómo ir a la playa durante el embarazo

Muchas futuras mamás se plantean diferentes cuestiones relacionadas con la idoneidad de ir a la playa embarazadas. Vamos a recopilar algunas de las más habituales.

¿Puedo bañarme estando embarazada?

En principio, si tu embarazo no presenta ninguna complicación (amenaza de parto prematuro, hemorragias, placenta previa…) no hay ningún problema para que te bañes, ni en la playa ni en la piscina. Eso sí, procura no excederte con el ejercicio ni alejarte de la orilla en exceso y, en este sentido, vete siempre acompañada.

¿El exceso de sol afecta al bebé?

Como solía decir Aristóteles, la virtud se encuentra en el justo medio. En efecto, muchas veces la diferencia entre un veneno y un antídoto se encuentra en la dosis. Tomar el sol en esceso puede provocar quemaduras habituales pero, además, puede generar la aparición de melasma, también conocida como la ‘máscara del embarazo’.

Los cambios hormonales que se suceden durante la gestación y los baños de sol excesivos pueden generar estas manchas en la piel. Por eso es recomendable limitar la exposición al sol a las horas de menos incidencia y, asimismo, usar cremas solares con el máximo factor de protección.

Actividad física en la playa

Especialmente si tu embarazo está considerado como de riesgo, la actividad física que puedes realizar habrá quedado muy limitada. En caso contrario, hay ciertas cosas que puedes hacer en la playa estando embarazada, siempre con moderación.

Nadar (preferiblemente en la piscina) es un deporte que te permite ejercitarte en un entorno seguro, si bien es más recomendable en los primeros estadios del embarazo. Caminar por la playa te ayudará a mejorar la circulación y a corregir ciertos vicios posturales que puedes haber adquirido.

Deportes más activos, tipo palas o vóley son desaconsejables por los riesgos que implican (impactos, caídas, hematomas…). No obstante, siempre consúltale antes a tu ginecólogo para que te recomiende qué es lo que puedes y lo que no puedes hacer.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>