El embarazo múltiple

El embarazo múltiple

El embarazo múltiple es aquel en el que se produce el desarrollo simultáneo de dos o más fetos en el útero. Los expertos tienden a considerar que los riesgos que existen de por sí para un embarazo, digamos, estándar se multiplican para uno múltiple.

 

El embarazo múltiple puede ser de dos tipos: bivitelino, es decir, a partir de la fecundación de dos óvulos diferentes o univitelino, un espermatozoide que se divide fecunda un único óvulo. Este tipo de embarazos tienden a presentar mayores complicaciones, fundamentalmente porque elevan las posibilidades del alumbramiento prematuro y, asimismo, por la compartición de una única placenta y saco amniótico.

 

Antes de que el pediatra o especialista constate la presencia de un parto múltiple, la mamá puede experimentar una serie de sensaciones que adviertan de la situación: nauseas y vómitos más frecuentes, especialmente por las mañanas; mayor sensación de hambre; gran movimiento abdominal…

 

Los factores que suelen citarse como clave para aumentar las posibilidades de embarazo múltiple son:

 

-          Predisposición genética.

-          Antecedentes familiares.

-          Edad de la madre (a más edad, más probabilidades de tener un embarazo múltiple).

-          Índice de Masa Corporal (a mayor IMC, más posibilidades).

-          Técnicas de fertilidad.

-          Embarazos previos.

 

De acuerdo con diferentes estudios, España es el país de la Unión Europea con un mayor número de partos múltiples, los cuales se han incrementado nada menos que un 70% en los últimos 10 años.

 

Cuidados en caso de embarazo múltiple

 

Por las razones que apuntábamos con anterioridad, los embarazos múltiples son considerados de alto riesgo. Es por eso que en estos casos se hace aún más necesaria, si cabe, la monitorización cercana y las visitas al especialista deben ser más frecuentes.

 

Durante el primer trimestre, lo ideal es que se realicen dos o tres chequeos al mes y, a medida que se acerque la fecha prevista para el parto, que aumenten las visitas progresivamente. Asimismo, es necesario controlar al detalle la presión arterial de la futura madre que, en este sentido, deberá reducir su actividad física a la mínima expresión, siempre en función de lo que le aconseje su médico.

 

El especialista se encargará de que la madre gane peso de manera adecuada, ya que los fetos que lleva en su interior requerirán un suficiente aporte de nutrientes para su desarrollo.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>