Ejercicios para la espalda durante el embarazo

ejercicios para la espalda durante el embarazo

La puesta en práctica de ejercicios para la espalda durante el embarazo es especialmente necesaria, ya que el aumento de peso y volumen de la futura mamá en este periodo hace que esta zona de su anatomía sufra sobremanera. Los expertos establecen que los problemas de espalda, independientemente del estado, edad o condición de la persona, son los que más bajas laborales causan a lo largo del año y, además, los que afectan a un mayor número de personas (8 de cada 10 personas los padecerán en algún momento de sus vidas).

 

En el caso de las mujeres que esperan un hijo, estos dolores de tipo lumbar suelen ser más frecuentes a partir de la semana 20 de la gestación, cuando el aumento de peso que tiene que soportar la madre hacia delante se hace notorio. En general, las mujeres que experimenten dolor lumbar o pélvico posterior deben evitar la práctica de ejercicio intenso, huir de las escaleras en la medida de lo posible, dormir en posición recostada, con el cuello bien protegido y, por supuesto, no cargar con pesos.

 

Cuando estés sentada, en el trabajo, en casa o en un sofá, es importante que la postura de tu espalda sea totalmente recta, en ángulo recto con tus muslos, y que la espalda permanezca apoyada por completo en el respaldo. Especialmente a partir del quinto mes de embarazo, siempre que tengas que agacharte para recoger algo nunca lo hagas de frente, sino siempre flexionando las rodillas y manteniendo la espalda lo más recta posible.

 

Un buen ejercicio postural consiste en, simplemente, apoyar tu espalda sobre una colchoneta o superficie que combine suavidad y firmeza y proceder a respirar y expirar de manera cadenciosa y controlada. Este sencillo ejercicio para la espalda te permitirá corregir defectos posturales y lograr un estado de plena relajación.

 

Una estrategia para evitar el dolor de la zona lumbar baja es tumbarnos con las piernas ligeramente flexionadas y lo suficientemente abiertas para dar cabida a la tripita. Procedemos a subir suavemente las piernas, sin perder esa abertura, todo lo que podamos a la altura del pecho (sin ejercer presión), las sujetamos con las manos y aguantamos unos segundos.

 

Otro ejercicio para la espalda muy sencillo de realizar consiste en situarnos a cuatro patas, con las rodillas apoyadas en el suelo y las palmas de las manos soportando el resto del peso del cuerpo a la altura de los hombros. Entonces procedemos a arquear la espalda hacia afuera, bajando a la vez la cabeza hasta que casi toque la barbilla con nuestro pecho. Luego relajamos y volvemos a realizar otra tanda.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>