El tai chi durante el embarazo

tai chi durante el embarazo

Puede que, al dar un paseo por el parque o una plaza a abierta, te hayas sorprendido al ver a una persona o grupo de personas haciendo una serie de suaves movimientos fluidos y acompasados al unísono, casi como árboles que se mecen al viento. Y es que cada vez más personas practican tai chi en nuestro país. Este ejercicio milenario es muy recomendable para embarazadas, ya que combina respiración, relajación y estiramientos suaves.

 

El tai chi chuan nació en China, originalmente como un arte marcial, aunque en la actualidad ha perdido prácticamente este uso para centrase en su faceta más ‘lúdica’. En los diferentes estilos se desarrollan ejercicios de movimiento (individuales o en pareja), correcciones posturales de espalda (muy adecuados para evitar la lordosis lumbar propia del embarazo) y piernas, los cuales favorecen el flujo sanguíneo y refuerzan las extremidades inferiores, así como prácticas de respiración y meditación. Los distintos ejercicios se basan en lo que se conoce como formas, movimientos cadenciosos, suaves y sucesivos de manos, brazos, hombros, piernas, pies y cintura que forman secuencias completas, más o menos complejas.

 

Beneficios del tai chi durante el embarazo

 

¿Por qué es bueno el tai chi durante el embarazo? Hay varias razones. El aumento de peso de la mamá puede provocar una hinchazón en sus piernas lo que unido a la disminución de la curvatura plantar de los pies puede afectar al equilibrio. Las formas del tai chi se fundamentan en una firme, pero suave a la vez, afirmación de los pies sobre el suelo. Esto favorece la estabilidad de la futura mamá y, asimismo, mejora el riego sanguíneo en la piernas y pies. Otra de las bases de este milenario arte se fundamenta en la carga y la descarga, de manera que el continuo cambio del peso de una pierna, brazo o cadera a la otra puede ser realmente beneficioso para evitar la retención de líquidos y favorecer el drenaje linfático.

 

Como te hemos adelantado, para practicar tai chi es necesario mantener una postura de espalda recta, lo cual te ayuda a corregir las posibles curvaturas lumbares asociadas a la gestación. Del mismo modo, en el tai chi es muy importante aprender a compaginar y sincronizar la toma de aire con las diferentes formas, de manera que la futura mamá puede aprender a controlar el ritmo de su respiración y, además, relajarse. En definitiva, practicar tai chi durante el embarazo te ayudará a cuidar de tus articulaciones, mejorar tus vicios posturales y te permitirá relajarte de manera eficaz.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>