Caminar es una de las actividades más beneficiosas para la salud de cualquier persona. De manera sencilla, podemos ponernos unas zapatillas cómodas y salir a andar por cualquier zona de la ciudad, sin que se requiera de una gran preparación. Precisamente por eso, caminar durante el embarazo es una manera muy recomendable de ejercitar el cuerpo de la futura mamá, de una manera no demasiado exigente.

Por regla general, caminar a ritmo medio durante un tiempo relativamente prolongado ayuda a favorecer el sistema cardiovascular. Los expertos estiman, asimismo, que esta práctica activa el flujo sanguíneo con la placenta, mejorando los niveles de oxigenación, riego y la nutrición del pequeño. Una persona de unos 60 kilos, caminando a ritmo firme, pero no exigente, unos 45 minutos puede quemar de manera sencilla unas 150 calorías.

Calzado para caminar durante el embarazo

En la gestación, el crecimiento del abdomen modifica el centro de gravedad de la futura mamá y, por lo tanto, la posición de los pies. Asimismo, los problemas de riego pueden derivar en molestas hinchazones en los pies y las piernas. Por ello, las zapatillas son el mejor calzado para caminar embarazada. Elige un modelo que sujete de manera firme el talón, que se amolde al arco del pie y que deje cierta amplitud a los dedos del pie.

Ver artículo relacionado:  Ejercicios para la espalda durante el embarazo

En cuanto a la ropa, lo mejor es que optes por prendas holgadas y sueltas. En invierno puedes probar a hacerte con sudaderas térmicas que, eso sí, favorezcan la transpiración.

¿Cuánto tengo que caminar?

Desarrollar cualquier actividad física es menos que nada, pero para que caminar sea un ejercicio realmente efectivo, para la quema de calorías y la mejora de la respiración y el flujo sanguíneo, la mujer embarazada debe plantearse dedicar, en la medida de lo posible todos los días, entre 45 minutos y una hora a dar un paseo a ritmo normal, ni muy intenso ni excesivamente pausado.

Te recomendamos que, especialmente si tus paseos son prolongados, lleves contigo una botella de agua. Aunque no experimentes sensación de sed, bebe cada 10 minutos, de manera que tu cuerpo reciba los niveles de hidratación necesarios. También te recomendamos que lleves contigo algo para comer, ya sea una pieza de fruta o una barra de cereales.

Ver artículo relacionado:  Aquaerobic e hidropilates para embarazadas

En la medida de lo posible, tanto por mera seguridad como para que estés más motivada a la hora de hacer ejercicio, procura salir siempre con alguien que te sirva de compañía.

¿Es bueno caminar durante el embarazo?
Puntua este artículo