Perder peso para lograr un embarazo

Perder peso para lograr un embarazo

Perder peso para lograr un embarazo es una condición indispensable. El sobrepeso, para todas las circunstancias de la vida, es una condición de la que hay que huir, ya que tiene graves efectos en la salud. Por eso, cuando se está buscando tener un bebé, la mujer debe procurar librarse de los kilos extra.

 

Para empezar, debes tener en cuenta que los expertos estiman que el Índice de Masa Corporal está directamente relacionado con la capacidad para ovular y, por tanto, con las posibilidades de quedar embarazada. La Organización Mundial de la Salud sitúa el sobrepeso en una tasa igual o mayor de 25 kg/m2. La obesidad se grada a partir de 30 kg/m2.

 

Los expertos consideran que una elevada proporción de adipocitos está directamente relacionada con la producción de estrógenos, lo que puede disminuir las posibilidades de la madre de quedar encinta. Un elevado número de células adiposas también se relaciona con la endometriosis (aparición y crecimiento de tejido endometrial en la vejiga, cavidad pélvica, fuera del útero…).

 

Los problemas de endometriosis y, en general, todas las alteraciones que se sucedan en la zona del endometrio, inciden directamente en unas mejores o peores condiciones de implantación del embrión. La obesidad y el sobrepeso también pueden provocar hipertensión arterial y preclampsia. Otro problema al que suelen enfrentarse las mujeres con exceso de peso a la hora de dar a luz a su futuro hijo es el de la diabetes gestacional. Cuantos más kilos le sobren a la futura madre, más posibilidades existen de que se produzca este problema. La diabetes melitus gestacional o BMG tiene una incidencia de entre el 3 y el 10% de las mujeres que esperan un bebé.

 

Dos de las consecuencias más graves de esta afección tiene que ver con la posibilidad de que el bebé desarrolle en el futuro diabetes tipo 2 y sobrepeso a lo largo de su vida. Además de los problemas y complicaciones antes mencionadas, tener un Índice de Masa Corporal demasiado elevado puede incrementar de manera exponencial las posibilidades de sufrir un aborto espontáneo antes de las 20 semanas de gestación o, asimismo, elevar las opciones de tener un parto prematuro.

 

El embarazo no es el momento en el que se ha de intentar perder peso, no obstante, estamos ante una tarea que ocupa los meses anteriores a intentar quedar embarazada. La combinación de una hora de deporte diario (como mínimo) y dieta es la mejor recomendación para adelgazar antes del embarazo.

Puntua este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>